luis alfonso garcés ochoa

Por: Henry Gallo Flórez, expresidente del centro y miembro de número.

La ciudadanía de Envigado debe darse por satisfecha en haber tenido entre sus hijos a preclaras figuras en el ámbito nacional y quienes prestaron valiosos servicios a la patria. Han sido muchos los personajes históricos que a partir del siglo XVIII en el cual el municipio inició como un núcleo urbano, se han dado por todo el  territorio nacional hechos que han tenido entre sus realizadores algún representante de este rincón de la patria.  No sólo hemos sido representados por generadores de cultura, de diversos campos de la ciencia y en los diferentes estamentos de la administración, sino también como defensores del idealismo de los pueblos en sus luchas partidistas o en defensa de la patria. Uno de estos hijos, se destacó como un gran “militar de carrera”, y como orgulloso representante de las primeras generaciones de envigadeños  que dieron lustre a su patria chica. En ello  se destaca la egregia figura del Coronel Luis Alfonso Garcés Ochoa, de quien comentaremos algo sobre su vida, material extractado de la Monografía sobre Envigado, de uno de los primeros miembros que tuvo el Centro de Historia de la localidad y quien se preocupó por conservar la memoria histórica de sus naturales más ilustres, nos referimos a don Sacramento Garcés Escobar.

Este pundonoroso militar como lo llama en su biografía, don Sacramento, nació en la Ciudad Señorial, un martes 30 de agosto de 1898, es decir finalizando el siglo. Fueron sus padres, don Pastor Garcés Molina y  doña Justiniana Ochoa; sus abuelos paternos Lucio Garcés y doña Ana Rosa Molina; maternos, Alejandro Ochoa y doña Hortensia Uribe. Contrajo matrimonio en Medellín con una distinguida dama de la sociedad doña Inés Bejarano el día 29 de octubre de 1928 y de este matrimonio vieron a este mundo sus hijos, Álvaro, Clara Beatriz, Consuelo del Pilar y Myriam.

Sus primeros estudios lo realizó en la Escuela Pública, fueron sus profesores: Don Manuel Ramírez, doña Mercedes Correa y doña Luisa Martínez. Los estudios secundarios, con los Hermanos de las Escuelas Cristianas, en el Seminario de Medellín y en el Liceo Antioqueño en donde terminó su bachillerato.

Tiempo después de haberse graduado quiso seguir la carrera militar, para emular a su pariente el General Jesús María Sosa, quien los visitaba en su residencia en Envigado y les contaba sobre sus hazañas cuando participó en la guerra de los mil días y fue héroe de la batalla de “Palonegro”, siendo herido y regresando a Medellín en estado de invalidez. Por este motivo se decidió por la vida castrense e ingresó como cadete en la Escuela Militar.

Su ascenso en el Escalafón Militar fue relativamente rápido. Como Alférez en 1921; Subteniente en 1922; Teniente en 1926; Capitán en 1930; Mayor en 1935; y en el año de 1940 cursó sus estudios superiores con magníficos resultados adquiriendo el grado y su diploma como Oficial del Estado Mayor y en el año de 1941 fue ascendido a Teniente Coronel y a Coronel el 20 de diciembre de 1945, en el cual el Honorable Senado de la República en su sesión de 23 de agosto de 1946 aprobó su ascenso. Su tesis versó sobre: “La guerra y el Derecho”, lo que dio pie para un concepto favorable por parte del Estado Mayor General del Ejército.

Su desempeño en el campo militar, fue trascendental, como veremos a continuación: Servicios en los regimientos de caballería “Guardia Nacional” y “Rondón No 2”; Regimiento “Ayacucho No 9”; “Boyacá No 12 “; “Huila No 19”; Comandante de la compañía de Cadetes y profesor de la Escuela Militar; 2° Comandante de los batallones “ Bomboná No 14”, “Girardot No 8”, “Ricaurte No 3”, “Nariño No 4”, “Córdova No 5”. También como Jefe de Estado Mayor en la 4° Brigada y en la Brigada de Institutos Militares. En el año de 1945 fue Sub- director de la Escuela Superior de Guerra.

En la penosa guerra con el Perú, por la posesión de territorio colombiano en el Amazonas, el Coronel Luis Alfonso Garcés, se distinguió en dicha contienda y fue uno de los “héroes” en – “Guepi” – en donde se venció al ejército peruano y al regresar a su tierra Envigado, se le tributó un merecido homenaje por parte de la municipalidad con un acto solemne y se le ofreció una hermosa tarjeta hecha en  plata. Fue además reconocido por la comandancia de la 4° Brigada de Medellín, en donde se le envió una honrosa nota:

“Es esta la mejor ocasión para manifestar a Ud. que es motivo de orgullo para todos sus compañeros del ejército y particularmente los de la 4° Brigada en la que Ud. ha prestado importantes servicios, los informes que tiene recibidos sobre su conducta en la frontera del Sur, en donde se mostró Ud. como Oficial de Honor y como verdadero patriota. Soy de Ud. Atto. Seguro Servidor y Compañero”

Firmado, Jorge Mercado, Coronel Comandante de la 4° Brigada.

Recibió durante su larga vida como militar, muchas condecoraciones, entre ellas las siguientes: Medalla de Servicios, Cruz de Nariño, por parte de Colombia y Orden del Libertador, conferida por el gobierno de Estados Unidos de Venezuela.

En el año de 1946, el Coronel Luis Alfonso Garcés Ochoa, se retiró del servicio activo, pasando a la reserva, después de haber contribuido por espacio de 27 años a las fuerzas armadas con una brillante hoja de servicios. De sus últimos años es poco lo que se conoce y se requiere mayor información sobre este eminente militar quien fue un digno hijo de la Patria y de su natal Envigado. Descansó en paz, el día 7 de septiembre de 1968, rodeado por su descendencia, familiares y allegados, dejándonos un historial de prestaciones. –

Referencias.

MONOGRAFÍA DE ENVIGADO.- Segunda edición -1964. Sacramento Garcés Escobar.

Entrevista personal con Doña Gertrudis Garcés Londoño – 2010.  Familiar del linaje directo del personaje..

Total Page Visits: 10 - Today Page Visits: 1