División actual del territorio.

El Municipio de Envigado cuenta con un área aproximada de 78,21 km2 , de los cuales 65,96 km2 corresponden al área rural (64,10 km2 suelo rural y 1,86 km2 suelo de expansión) y 12,25 km2 al área urbana. De la superficie total que corresponde al Valle de Aburrá (1152 km2 ), Envigado ocupa el 4,3% y el séptimo lugar en área entre los diez municipios que lo conforman (Ver diagnostico POT, 2010) . La división territorial se define a nivel a nivel rural en 6 veredas y urbano en 39 barrios.

Evolución Urbanística

Su crecimiento poblacional y urbano fue lento durante la colonia. En el siglo XIX, se constituyó en parte del camino real que unía a Medellín con Rionegro, y la colonización del suroeste antioqueño, que impulso la fabricación de elementos de cuero, la arriería  y el comercio al por mayor. En el siglo XX, con la llegada del Ferrocarril y la construcción de la estación en 1911, así como con la instalación de diferentes fabricas de textiles, calzado y cueros como Rosellón, Reisol, Curtiembres, La Bota del Día y Peldar, motivo la llegada de diferentes pobladores y olas de inmigrantes.

Con Rosellón en 1914, ubicada en cercanías de la quebrada Ayurá, el sector oriental del municipio se convirtió en un polo de desarrollo y crecimiento urbano. Es por estos fenómenos industriales, comerciales y de vías de comunicación que Envigado crece fuertemente su población, lo que acelerará su actividad constructora de nuevos barrios. Algunos fueron planificados como el barrio obrero y Mesa Jaramillo; El barrio El Dorado por iniciativa del estado a través del Instituto de Crédito Territorial; otros, fueron espontáneos en su crecimiento, como el sector de la Mina y  Alto de Misael. En los años sesenta y setenta se vió el auge constructor en los sectores de Andalucía y San Marcos en el norte, y Alcalá 1 y 2, en el sur.

En los últimos años del siglo XX, la saturación del sector de El Poblado, en Medellín, lleva a que el sector inmobiliario privado busque desarrollar sus proyectos en el territorio colindante de Envigado. Este hecho se hace más evidente con el trazado de la transversal inferior. Desde los años ochenta se vivió un auge de construcción, un encarecimiento de la tierra, se ensancharon las vías céntricas debido al aumento vehícular y a los capitales surgidos del narcotráfico, que llevó en la prensa local a nombrar a Envigado como el Mónaco Colombiano.

Es una época donde se expresó fuertemente el lavado de capitales y la especulación inmobiliaria, con la construcción de edificios de apartamentos y oficinas, que hizo el aumento de las densidades reales en sectores pobres en infraestructura vial y en algunos casos con deficiente equipamiento urbano.

Este crecimiento urbano desordenado y carente de regulación y planificación, comienza a limitarse con la puesta en marcha de los primeros planes de ordenamiento territorial ( acurdo 015 de 2000). En estos se implementa la conservación y protección de las zonas rurales, mediante el manejo de densidades bajas e índices de ocupación adecuados para este tipo de suelo. De igual forma, en las zonas planas cercanas a la llanura del río, propició densidades altas, debido a una mejor infraestructura vial, de servicios públicos y equipamientos. Se intenta evitar la densificación en las zonas de ladera, para evitar los fenómenos de inestabilidad de suelos y la protección de recursos ambientales.

La apertura de las paralelas a la Ayurá, la nueva vía Envigado-Alto de las Palmas, le imprime una dinámica mayor al desarrollo urbanístico de la zona oriental y sur oriental, regulada por los planteamientos del acuerdo municipal 015 de 2000. Antes de la ley 388 de 1997, el desarrollo urbanístico se produce como intención de cada propietario de desarrollar su predio acorde a una normas urbanísticas, que definen unos aprovechamientos; con esta ley y sus decretos reglamentarios, así como la aprobación del POT, mediante acuerdo municipal 015 de 2000, el desarrollo urbano empieza a contar con nuevos instrumentos de gestión y usos del suelo, como los planes parciales, la integración inmobiliaria, el reparto de cargas y beneficios, entre otros.

Usos del suelo urbano

El Acuerdo N.010 de 2011 “Por medio del cual se adopta la revisión y ajuste del Plan de Ordenamiento Territorial del municipio de Envigado”, para la vigencia 2011-2023, definió las actividades permitidas y que se pueden desarrollar en la zona urbana o usos del suelo, a saber: Uso residencial: designado a un suelo que se destina para alojamiento permanente de personas. Uso comercial: designado a suelos cuya actividad se destina al intercambio de bienes al por mayor o detal, sin incluir fabricación o transformación. Uso de servicios: actividades de apoyo a la producción, o que satisfacen necesidades de la población y se clasifican en servicios mercantiles y servicios a la comunidad o institucionales. Uso industrial: actividades relacionadas con la transformación física o química de materiales y componentes en productos nuevos. Actividad Múltiple: es el suelo donde se intervienen varias de las actividades mencionadas siempre y cuando sean compatibles o complementarias entre sí.

Adicionalmente el POT contempla diversos usos aplicables a los suelos de protección, y el uso público para el espacio público. En general en el suelo urbano se observa la actividad industrial en la zona comprendida entre el corredor del Río y la Avenida Las Vegas; en el centro urbano y corredores de actividad múltiple predomina el uso comercial; adyacente a las corrientes hídricas se definen suelos de protección y en su mayor extensión se observa un uso residencial. Uno de los objetivos que busca el actual POT, es la consolidación del centro urbano compacto, y en este sentido se desea la sana mezcla de usos y la mitigación de los conflictos de los usos existentes, es por esto que si se examina en menor escala el suelo urbano, se observa la aprobación de una mezcla de usos, obedeciendo esto en parte a la prolongada permanencia de los propietarios de establecimientos de comercio.

 

Según  los documentos Estudio Mega plan de movilidad y Diagnóstico POT 2010, se puede analizar que en el  suelo urbano,  predomina el uso residencial con un alto peso de casi el 70% del territorio y se observan las áreas de actividad múltiple e industrial.

Planes parciales

El municipio de Envigado ha contemplado dentro de su instrumento de planificación el desarrollo de algunas porciones del territorio urbano y de expansión, mediante el desarrollo de los planes parciales, los cuales pretenden desarrollar grandes polígonos en lugar de un desarrollo predio a predio, que permitan un desarrollo integral bajo las directrices de lo establecido en el POT.

Dichos planes incluyen entre otros, un estudio del componente de movilidad, basados en las directrices indicadas por la Administración Municipal y en este sentido la información suministrada por el Departamento Administrativo de Planeación del municipio de Envigado, indica que en la actualidad ya se tienen las adopciones de algunos planes parciales en suelo de expansión y urbano con las respectivas resoluciones como son:

1.Santa Catalina, La Calleja, Brujas Sur y Camino de las Aguas.

2.En formulación se encuentran El Chocho, Santa Catalina – Escobero, Brujas Norte, Las Orquídeas, Chinguí, Vallano 2 y Pavezgo;

3.y Vallano 1, 3, 4 y 5 se encuentran sin determinantes. Con respecto al sistema vial en algunos de los planes parciales, se encuentra lo siguiente:

-Santa Catalina: generación de la Longitudinal Oriental, vía de servicio calle 25 sur y vía a Medellín.

-La Calleja: debe implementar la Longitudinal Oriental en doble calzada en su territorio, la calle 36 sur (Loma del Chocho), la carrera 24 y la sección de la 15,7% 4,5% 9,4% 1,1% 69,3%

-Usos del suelo urbano Actividad Múltiple (1,926 km2), Equipamiento (0,557 km2), Industrial (1,147 km2) Mixto (0,133 km2) Residencial (8,492 km2) 18 calle 25 (empalme vía el Atravesado y Longitudinal Oriental) en una calzada de 7,0 m cada una con su respectivo espacio público.

-Brujas Sur: generar la doble calzada de la Longitudinal Oriental y Carrera 27 (transversal intermedia), ampliación de la calle 37B sur (Las Brujas), ampliación de la carrera 25 vial el Chinguí, generar la conexión de la carrera 27A (parcelación Guadalquivir) con la calle 39B sur (circuito vial Chinguí parte baja) y la generación del circuito el Chinguí parte baja Camino de las Aguas: ampliación de las vías carreteables a vías de servicio y generación de bahías de aproximación a los proyectos inmobiliarios ubicados sobre el eje vial de la quebrada La Ayurá.

-Chocho: debe implementar la Longitudinal Oriental y ampliación del eje vial del Chocho.

-Las Orquídeas: conformar un carril adicional sobre la carrera 43A y conformar las secciones de las calles 23sur, 23Asur, 24sur y 25sur.

En general se puede decir que en las zonas altas de la zona urbana, se está resolviendo la continuidad de la carrera 27 y la conformación de la Longitudinal Oriental, con la generación de algunas nuevas vías de servicio. De igual forma se resuelven algunos cruces importantes mediante la generación de rotondas que permiten realizar las maniobras con menores conflictos que un cruce ortogonal en cruz. Sin embargo según los esquemas suministrados, es importante verificar la conformación de la glorieta de la calle 36 D sur con carrera 27, ya que la geometría presentada genera un punto conflictivo para las maniobras sur-norte y occidente-oriente.

Número de habitantes

La población del Municipio de Envigado según información suministrada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) del censo del año 2005, se estimó para ese año en 174.150 habitantes, de los cuales 8.688 (5%) correspondían a población rural y 165.462 (95%) a población urbana. La proyección de esta misma entidad para el año 2014, estima una población municipal de 217.343 habitantes de los cuales 7.803 (3,6%) corresponden a población rural y 209.540 (96,4%) a población urbana (Ver siguiente tabla). Es de anotar que para el año del censo, cerca del 70% de la población residente en el municipio, había nacido fuera de éste.

Aprovechamiento del suelo urbano y de expansión (densidades) El aprovechamiento o posibilidad de desarrollo del suelo urbano y de expansión, se basa en la definición de las densidades máximas de ocupación. En este sentido se puede expresar en términos de viviendas por área bruta (densidad habitacional) o habitantes por área bruta (densidad poblacional). De acuerdo a lo anterior el POT define franjas de aprovechamiento con las siguientes densidades habitacionales en suelo urbano y de expansión:

Hasta 300 viviendas por hectárea

Hasta 250 viviendas por hectárea

Hasta 140 viviendas por hectárea

Hasta 70 viviendas por hectárea

Hasta 30 viviendas por hectárea

El modelo de ocupación territorial definido busca lograr el máximo aprovechamiento del suelo urbano, y la densificación debe estar acompañada de dotación de espacio público, equipamiento colectivo y sistemas de movilidad que garanticen una calidad de vida que responda a los objetivos del POT. Si bien dentro de la formulación del POT se define que el modelo de densidades vigente para el municipio es coherente con las directrices Metropolitanas de Ordenamiento Territorial para el Valle de Aburrá, el cual propone mayores densidades en zonas de baja pendiente y con mejor infraestructura vial, y densidades que disminuyen a medida que se acerca a las laderas de mayores pendientes con el fin de facilitar un mecanismo de contención a la expansión urbana, se observa que una porción significativa del perímetro urbano a la cual se le ha permitido tener una densidad relativamente alta, lo cual pareciera contradecir el concepto de contención urbana mencionado. Es importante resaltar los significativos cambios de densidades propuestos por el Acuerdo 011 de 2011 en algunos barrios del municipio, como por ejemplo La Inmaculada donde se pasó de 23 a 140 viviendas/Ha, o Las Antillas de 14 a 70 viviendas/Ha. Este incremento en las densidades asociado a la estratificación trae consigo el aumento tanto de viviendas como del número de vehículos de la zona, vehículos estos que utilizan los mismos corredores viales existentes, que si bien se han mejorado en sus secciones viales no ocurre lo mismo con las intersecciones que deben cruzar, las cuales en gran medida son las que definen la capacidad vehicular de los suelos urbanos. Cabe anotar que a pesar de la nueva configuración de densificación para las partes altas del suelo urbano, no se observa el fortalecimiento de la red vial con la implementación de nuevos corredores o con nuevas conexiones que faciliten el ingreso y salida de los habitantes hacia estos sectores.

 

Indicadores urbanos

La densidad urbana es un indicador que tiene por objeto presentar un comparativo que permita identificar relaciones entre situaciones urbanas locales o internacionales, con el fin de realizar un monitoreo en el tiempo para la evaluación del desarrollo urbano del municipio.

La densidad urbana del municipio calculada para la población proyectada al año 2014, con respecto a las proyecciones que se tienen en el resto de la región metropolitana muestra el valor más cercano al promedio de densidad de los municipios de la región, siendo la menor densidad de los municipios que presentan poblaciones superiores a los 200.000 habitantes, lo que puede estar asociado a la calidad de la vida urbana y la disponibilidad de más espacios y sensación de comodidad para el desarrollo de las actividades de los pobladores.

Según el jefe del Departamento Administrativo de Planeación de Envigado, Esteban Salazar Ramírez,“Había una interpretación de dos normas: el Acuerdo 010 de 2011, que es el POT vigente hasta 2023, que claramente establece los 16 pisos y no hay excepciones a la altura, pero se aplicaba el acuerdo 056 de 2001, que es el Estatuto Municipal de Planeación, que reglamenta el Acuerdo del POT anterior del año 2000, que establece excepciones en las que los parqueaderos no se cuentan como pisos, pero aclaramos que los parqueaderos sí cuentan en estos niveles, pero no los sótanos y semisótanos, siempre que no tengan fachada, que tengan un acceso interno o un único externo soterrado o semienterrado” (Periódico El Colombiano, 19 de junio de 2017, “Envigado y Sabaneta organizan su expansión urbana”).

En total, fueron nueve circulares en las que, la Alcaldía de Envigado, dio unas directrices que se convertían en doctrinas —por ley— para aclarar todas las posibles interpretaciones que se hacían de las normativas del POT.

Con la ayuda de la Universidad Eafit, que ha brindado un acompañamiento técnico y metodológico, el alcalde de Envigado, Raúl Eduardo Cardona, lidera una reforma estructural al POT.

Sostiene que su administración no busca conveniencias en el corto plazo, lo que pretende es establecer una hoja de ruta que se mantenga vigente a la hora de incorporar temas como el Sistema Local de Áreas Protegidas, el Plan de Espacio Público de Equipamiento Colectivo, la evaluación de la ocupación del territorio, entre otros.

“La revisión del POT tiene tres fases; la primera, la terminamos el pasado abril —generamos una visión estratégica del territorio para poder identificar oportunidades, problemáticas y retos—; la segunda está en ejecución —nos estamos enfocando en los proyectos estratégicos que vamos a incluir en el POT— y esperamos terminarla en julio; la tercera fase es el estudio de capacidad de carga y soporte —el cual determinará cómo debe ser el aprovechamiento, usos y densidades que se pueden dar en el municipio para crecer de una manera sostenible, acorde con las capacidades del territorio— que esperamos tener lista en septiembre“, expuso Salazar Ramírez.

En el último trimestre del año se enviaría la modificación del POT al Consejo Consultivo de Ordenamiento Territorial y a concertación con las autoridades ambientales, para luego presentarlo en el Concejo.

En el marco de este proceso se han celebrado siete talleres de socialización, organizados por Eafit, en los que han participado diferentes actores sociales y civiles. Además, la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) designó a dos personas.

El representante de las organizaciones comunitarias en este consejo, Horacio Jaramillo Quintero, resaltó que es muy importante participar en este órgano.

“El ingreso al Área Metropolitana nos exige ser coherentes con lo que se está desarrollando en la región. Tenemos que saber cómo se va a organizar la expansión de la propiedad horizontal en Envigado. Hay que frenar la construcción en las laderas”, indicó Jaramillo Quintero.