Villas de Vallejuelo

Por: Edgar Restrepo Gómez, historiador.

Aerofoto Amortegui, abril de 1989, archivo administración Villas de Vallejuelo.

Para el ámbito de Envigado, el nombre de Villas de Vallejuelo (valle pequeño) suena extraño. Sin embargo, ese nombre se lo dio el arquitecto constructor, Carlos Echavarría Valles, originario de España, quien, en una visita a la provincia de León, encontró unas hermosas casas llamada Quintas de Vallejuelo. Su estilo arquitectónico, la modalidad de administración y concepción urbanística llamo su atención, y es por esta razón que quiso desarrollar en el pequeño valle de Envigado una similar urbanización, y troco el nombre de Quintas por Villas, de tal forma que quedo Villas de Vallejuelo.

Esta unidad cerrada de 304 casas o villas fue construida por Londoño Gómez y Carlos Echavarría y Cía ltda.(Arquitectos), a partir del año de 1985. Posteriormente, la gerencia del proyecto estuvo a cargo de la sociedad Casas y Casas Ltda., que se encarga de la venta de las diferentes residencias. Igual que el conjunto Vista Alegre donde la sociedad compró el terreno a Pérez Soto y Cía. Ltda., en 1984. La sociedad fue constituida en 1979 (escritura 944 de abril 24, notaría 8 de Medellín)

Casas y Casas ltda., compró el terreno a Inversiones Milán Ltda. (Ver historia del Condominio Milán), en cabeza de Jorge Posada Ángel mediante escritura #7854 del 17 de diciembre de 1986 de la notaría 15 de Medellín. Posada Ángel había adquirido a su vez el terreno en compras sucesivas[1], a familias Mejía Vélez y Mejía Montoya. Luego la sociedad registro un mayor lote mediante escritura #2481 de julio 16 de 1987[2].

La construcción de la unidad se inicia desde 1985 y las primeras casas se empezaron a entregar en 1988, ya que la unidad residencial fue construida en tres etapas. Etapa norte, etapa norte-sur que la parte central de la unidad y la etapa sur que tiene salida al barrio La Paz. Se entregaron 304 casas, las porterías eran unas casetas pequeñas, sin salón social, sin polideportivo, piscina, turco, gimnasio, sin enmallado.  Espacios sociales que se desarrollaron posteriormente en el tiempo.

Como hemos dicho el proyecto lo desarrolló Londoño Gómez, a través de la sociedad Casas y Casas ltda. y Carlos Echavarría Vallés Arquitectos (Cinco ingenieros y arquitectos, unieron su conocimiento y creatividad para formar una empresa dedicada a la construcción de losas de concreto. Como fruto de esa idea de los arquitectos Darío Aristizábal Correa, Carlos Echavarría Vallés, Darío Uribe Uribe y los ingenieros Bernardo Villegas Ramírez y Javier Bernal Restrepo, nació Conconcreto el 26 de diciembre de 1961).

el Arquitecto de origen españo Echavarría Vallés, fue el diseñador de varias unidades residenciales entre 1985 y 1995 en Envigado.

Proceso de construcción

El trámite ante la oficina de planeación tuvo ciertas exigencias que se hicieron a Echavarría, como fue el diseño de vías amplias en su interior para la circulación de vehículos y movilidad ágil de sus habitantes, a diferencia de Vista Alegre, que había demostrado a las autoridades lo inconveniente de su diseño para el futuro de la nueva urbanización (entrevista a Fernando Palacio, abril 25-2022)

La unidad se construyó en tres etapas:

1. La primera etapa con un área de 14.770 metros cuadrados, donde se levantó 91 viviendas y fue un lote hipotecado a Conavi (escritura #3317 de sep 30 de 1987, notaría 8 de Medellín)

2. la segunda etapa con un área de 16.920 m2, y se hicieron 111 viviendas con hipoteca a favor de Corpavi. El lote se dividió en dos: lotes 2A y 2B. (escritura #7588 de nov 11 de 1987, notaría 15 de Medellín)

3. la tercera etapa con un área de 21.858 m2, y 102 viviendas en el lote 2B, hipotecado a favor de Colmena (escritura #208 de feb 12 de 1988, notaría 8 de Medellín)

Portada y entrada norte en calle basura o Pedro Luis Restrepo

Organización comunitaria y progreso.

“Vivir en vallejuelo no fue fácil, en el sentido, de que en Envigado no vive el que quiere sino el que puede, fui el primer habitante en llegar a la unidad, eso fue el viernes 5 de mayo de 1988, eran las 5:30 de la tarde cuando llegue con el trasteíto, el primer bombillo se prendió allá en la T5. El lunes me llegó el segundo vecino Edgar Montoya y Gloria, Celina Tamayo, Gloria López y Gustavo. Al lado quedaba la casa modelo, inicialmente se entregó la primera etapa que eran 27 casas. Eso fue el inicio de la unidad.”[3] Quien así nos recuerda el evento es Fernando Palacio, administrador de empresas de la Esap, gerente durante varios años de Mercovil, una agencia comercializadora de automóviles usados, y del grupo Agenciauto. Fue fundador con su hermano de Casa Linares, restaurante y casa de banquetes en Medellín. También  estuvo en la radio, con algunos programas de radio, en la emisora

La primera junta directiva se conformó en 1988, por Fernando Palacio, luz Elena Sierra, Clara Cecilia Gutiérrez y sus principales logros fueron el control a las reformas a las casas, los primeros policías acostados y la instalación del teléfono en la administración. La persona que más estuvo como presidente de la junta fue Carlos Mario Atehortúa entre 1994 y 2002.

Esa primera medida de la junta y asamblea de propietarios fue establecer los requisitos para las reformas de las casas, una inquietud unánime de los primeros habitantes con el fin de mantener la armonía y la uniformidad en las fachadas. Como bien lo refiere Fernando Palacio: “Se forjaron nexos con la administración de Envigado (oficina de planeación), para evitar que los propietarios hicieran reformas que no fueran acordes con el principio filosófico de una unidad cerrada: seguridad y uniformidad. Donde no se vea la diferencia de estratos”[4].

Salón social multiple, construido con ayuda de la administración municipal de José Mario Rodríguez.

De igual forma la uniformidad en el color: “les insinué en una reunión donde estaban Carlos Echavarría y Londoño White, que si el concepto filosófico de la unidad cerrada era la uniformidad y la seguridad, entonces debía ser un solo color. Porque cuando yo llegué, las casas las estaban pintando de colores diferentes, muy similar a las casas de Aliadas. Yo les hice ver que quedaban más bonitas de un solo color, que definieran ellos el color. Se dio que las casas se pintaran de un solo color, color Antioquia. Debido al metido, eso mismo valorizó las casas mucho más (eso mismo le dijeron)”[5].

La tercera etapa y última de Vallejuelos se entregó en 1994, y en ese momento las porterías eran unas casetas pequeñas y existía un pequeño club house. Luego en 1991 se inician los espacios deportivos como el gimnasio,  y la placa polideportiva. Esta medida hizo parte de la estrategia para llevar cohesión y unidad entre los vecinos. Así se realizó el primer campeonato de futbol interno, el primer grupo Scouts y el funcionamiento de la antena parabólica.

De las entrevistas realizadas, se desprende que los primeros habitantes de Vallejuelo, era parejas y familias jóvenes, profesionales en su mayoría con empleos bien remunerados. “No llegaron personas con dinero, eran empleados de fábricas, de bancos, o comerciantes de la Mayorista, gente recién casada con sacrificio para pagar las cuotas, eran familias de 2 y 3 hijos. Los padres luego se fueron para apartamentos y les dejaron a los hijos, las casas para que fueran educando a los niños. Porque el ambiente en Vallejuelos es delicioso porque los niños tienen seguridad, donde jugar, estar, montar en bicicleta, El lema principal es el cuidado de los niños y los adultos mayores. Los espacios comunes favorecen su crianza: sendero de trote, espacio de camping, zonas sociales y de recreación,  entre otros”[6].

interior de la unidad Villas de Vallejuelo

Desde esos primeros años se empezó a ver dificultades de salubridad con el cementerio, su vecino oriental, “Al principio tuvimos problema con el cementerio. Mucho mosquito por las flores que se depositaban allí. Hubo deslizamientos, hablamos con monseñor (Eugenio Villegas) y logramos organizar las cosas. Cuando estaba Héctor Londoño en su segunda alcaldía, tuvimos problemas con el horno crematorio del cementerio, colaboró bastante junto con el Área metropolitana. Eran horrible por el olor, la gente se estaba enfermando, tuvimos que recurrir a conceptos de médicos. Monseñor no quería suspenderlo. Finalmente lo tuvo que retirar”[7].

costado sur

Deportes y socialización de vecinos

Hacia 1989 la integración de la comunidad de Vallejuelo se realizó primeramente a través de la creación del Comité de deportes dirigidos por Luis Fernando Velásquez, quien presentó un programa completo, donde se realizó un torneo interno de microfutbol, basquetbol y voleibol en la pequeña placa polideportiva[8].

  Posteriormente, se transformó el pequeño Club House entregado por la constructora Casas y Casas en la iniciativa del salón social múltiple. La junta administradora gestionó el apoyo para su construcción con la secretaría de obras públicas en la alcaldía de José Mario Rodríguez. Es así como se pone la primera piedra en marzo y se termina en noviembre de 1991 cuando se establecen las condiciones para su préstamo por los residentes[9].

Como muestra del apoyo de la alcaldía, existen dos placas, una que hace referencia a su ejecución, autoridades que intervinieron y otra donde se nombra el lugar, Gabriel Rodríguez Ochoa, padre del alcalde y como un gesto de agradecimiento[10]. Fernando Palacio, expresidente de la junta de ese tiempo, confiesa que fue amigo personal en la infancia y la adolescencia, siendo candidato pidió su favor para las elecciones y, a cambio, luego de ganar, aportó con materiales y dotación para el gimnasio.

Otro gran proyecto, además del coliseo y el salón social multiple, fue la piscina, para lo cual se realizó en 1996 una asamblea general extraordinaria para aprobar entre los copropietarios la construcción del espacio recreativo. Según Carlos Mario Atehortua, presidente durante estos años, fue “el proyecto más  duro, con un costo de 250 millones”, pero ha traído grandes beneficios para la comunidad y la valorización de la unidad.

Gruta construida al interior de la unidad en la zona social, a la virgen de Lourdes.

Personajes y violencia en Vallejuelo

Al interior de la unidad han convivido diferentes tipos de familias y personas, como pobladores originales y en el trascurso de los años, han llegado otros que han impreso su propia dinámica. Esos primeros habitantes tuvieron claro que se debía educar en valores a los hijos como forma de protegerlos de la violencia general del país, que venía especialmente del narcotráfico hacia finales de la década de 1980. Así lo reconoce Fernando Palacio, quien afirma que la celebración de la fiesta de los niños el 31 de octubre y las reuniones de los vecinos para compartir, además de los comités de deportes realizados trayendo figuras reconocidas como René Higuita y Andrés Escobar, impidieron la influencia de esa violencia al interior de la unidad.

“uno como papa a veces trataba de corregir al hijo del vecino. Los vecinos mismos se cuidaban entre sí. Y cuando veíamos a alguien en malos pasos, sin dañar la relación con nadie, le decíamos ojo, pasa esto. Como administrador o presidente o vecino, tocaba cantárselas al papa, que muchas veces no sabía, para hacer correctivos. Los padres tenían un control sobre un espacio. De esta manera se blindó hacia fuera con la educación en valores y en actividades extracurriculares, en deporte y la integración entre los vecinos”[11].

Igualmente, la labor espiritual del padre Eduardo Toro en las eucaristías de los sábados, sirvió para cohesionar mejor a la comunidad de Vallejuelo.  De esas expresiones de religiosidad nació la gruta a la virgen de Nuestra Señora de Lourdes, en 1992, una idea de Henry Farley, que en su momento fue objeto de polémica porque varios vecinos argumentaron la libertad de cultos.

Por los atractivos de la unidad, han llegado otras personas destacadas: “Berta Hernández Mejía de Serna, líder de la política en Envigado; Jorge Mesa, tres veces alcalde y su hijo el senador José Ignacio. También la rectora de la universidad de Envigado Blanca Libia Echeverri y su esposo John Jairo Escobar, quien fue contralor del municipio. Otros destacados que vivieron fueron los futbolistas  Mao Molina y Juan Fernando Quintero, jugador actual del River Plate de Argentina. “Venía mucho Leonel Álvarez, el tino Asprilla, Rene Higuita, Andrés Escobar (en la fiesta del 31 de octubre, cuando estaba en juego la copa libertadores de 1992-93)”[12]. La actual administradora Nubia Bedoya, es otro personaje que llegó como jefa del personal de la firma de arquitectos y terminó comprando en Vallejuelo y desempeñando su labor actual, además que colaboró bastante como secretaria en la creación de Telenvigado. “El dueño de la compañía me sugirió que podía ser administradora de unidades, que tenía el temperamento, en ese momento estudiaba administración de empresas. Carlos Echavarría me entregaba las urbanizaciones y yo me encargaba de su organización, así también empecé en parte con otras. Luego me llamaron acá y llevo 33 años”[13].

Vallejuelo en toda su historia no ha sufrido grandes problemas de violencia por lo señalado anteriormente, sin embargo en el imaginario de los actuales vecinos se destacan dos hechos en los últimos  años:  el secuestro y posterior muerte por no pagar su rescate del comerciante Ramón Palacio dueño de dos casas. Había sido objeto antes de dos secuestros, pero en la tercera ocasión,  no pagaron y entregaron su cuerpo en bolsas negras a la viuda.

El segundo hecho ocurrió en el año 2016, con la muerte y robo de los padres de Carlos Zea.
Eso ocurrió en la casa E4, y se salvo el hermanito. Luego de la investigación policial, se supo que los ladrones entraron a la unidad autorizados por  Zea, y venían por un dinero porque había vendido una maquinaria de carretera. Él había estado involucrado con grupos delincuenciales y paramilitares del ganadero Luis Alberto Villegas, en San José del Nus (
San Roque, Antioquia)[14].

Otros vecinos “famosos” por estar involucrados directamente en el narcotráfico fueron el Tato Avendaño, ex integrante del cartel de Medellín y quien dirigió una banda llamada Los helechos en el barrio La Paz, y con su accionar en los barrios el Trianon, La paz, El Oasis, El Dorado[15].[16].  Y Gustavo Upegui, empresario del Envigado Futbol Club y quien estuvo involucrado con Pablo Escobar y su oficina.

Telenvigado

Desde los inicios de la urbanización, la constructora instaló una antena receptora de señales de televisión internacional, al lado del club house. En 1991, año en que Vallejuelo obtiene la personería jurídica, entró en funcionamiento con las adecuaciones técnicas y de equipos. También como parte del servicio, se adquirió un VH para pasar películas a través de la red de la tv comunitaria de Vallejuelo.  Este mismo sistema funcionaba en otras unidades del sector, impulsado por las constructoras Edificadora Milán y Casas y Casas, en Milán y Vista Alegre, respectivamente.

“Se instaló al pie del club house, y se obtuvo tv para la comunidad. Luego por carta del ministerio de comunicaciones se tuvo que legalizar el servicio, en forma de cooperativa. La suscribía un profesor mío Carlos Mario Atehortúa y llegaba con unos requerimientos. Eso fue en la presidencia de Carlos Alberto Atehortúa Ríos, porque con mis múltiples actividades de negocio (administraba Casa Linares, daba clases en la Esap, la radio, la gerencia de Mercovil, etc), no me daba continuar. Sin embargo, me le ofreció a Atehortúa para montar la antena parabólica. Así nació Telenvigado, con la suma de varias antenas, y se inició a un lado del colegio Alejandro Vélez Barrientos. El ministerio pedía eso, que se unieran las antenas y se formara una cooperativa. Ahora es cable mío o Telenvigado”[17].

Carlos Mario Atehortua, promotor de Telenvigado, que nació con las antenas de Vallejuelo, Milán y Vista Alegre, en los años 90.
placa en el salón social multiple durante el alcalde José Mario Rodríguez

La Televisión en Colombia venía siendo prestada por el estado, a través de la adjudicación de espacios o franjas de horarios, a empresas productoras. Luego a partir de la década de los años de 1980, empiezan a proliferar las antenas parabólicas, y nacen los canales regionales como Teleantioquia,  y la televisión por suscripción, que puso al acceso de los colombianos la televisión realizada alrededor del mundo.

Durante varios años las antenas funcionaron sin ninguna reglamentación hasta la promulgación de la Constitución política  de 1991 y la ley 182 de 1995, y la creación de la crea la Comisión Nacional de Televisión (CNTV), durante el gobierno de Ernesto Samper Pizano.

“En esa época de 1993, existían las antenas de Vallejuelo, El Dorado, vista alegre, Milán, Alcalá. Yo me puse la tarea de llamarlos a todos, A los de Milán y Vista Alegre. Con Sergio restrepo, dirigente de Alcalá, encontré coincidencias. Nosotros teníamos un presupuesto ajustado, en comparación a los barrios san marcos, mesa, José Félix, que tenían un capital ahorrado. Sin embargo, realizamos una asamblea donde constituimos a telenvigado, con los barrios El Dorado, El Trianon, Alcalá, santos marcos, Vista alegre, Milán y Vallejuelo.

Lo que siguió fue darle un nombre apropiado a esta alianza, para lo que primero se hizo fue levantar y firmar un acta de compromiso entre los lideres representantes de estas comunidades ante notaria publica, previo haber definido el nombre de Tele Envigado, como sigla de la Estación de Televisión Comunitaria Tele Envigado. Vino luego la dura tarea de organizar todo lo que la CNTV exigía para conformar un canal comunitario. Dura tarea por la presión de quienes les interesaba acabar con todos los sistemas comunitarios de televisión regadas por todo el país, para dale paso a la privatización y monopolización de la televisión en Colombia”[18].

Luego vino la obtención de la personería jurídica con la resolución No. 1974 del 29 de febrero de 2000, por gobernación de Antioquia y la licencia de funcionamiento ante la CNTV que fue ardua y permitió el diseño de proyecto de redes y programación propia. Hoy a pesar de la competencia de las grandes compañías de tv y servicio de suscripción, la televisión comunitaria esta fuerte, y telenvigado tiene reconocimiento y posicionamiento como canal a nivel municipal.

Logros y avances de Vallejuelo

Entre 1989 y 2002, la unidad se destaca en diferentes progresos (Reseña de Carlos Mario Atehortua) [19]:

1.1989 y 1990, la contratación de los primeros empleados de oficios varios, la creación del comité de Deportes (que llevó a cabo el primer campeonato interno) y la funcionamiento de la antena, la construcción de los muros colindantes con el cementerio

2. 1990-1991, si inician los espacios deportivos como el gimnasio y la placa polideportiva, también se iluminaron las canchas y se trabaja con el primer grupo de scouts

3.1991-1992, Se obtuvo la personalidad jurídica de la corporación Vallejuelos, se reabrió a portería sur, no tiene política se amplía con la instalación de la antena de 3,6 metros, se cristalizó el proyecto del salón múltiple, y la construcción de la nueva sede de la administración, el primer bingo.

4. 1992-1993, gimnasio, se doto la cacha de microfutbol, los tableros de la cancha de básquet, se realizó el segundo bingo.

5.1993-1994, grandes esfuerzos por mayor seguridad a la unidad, se fortaleció la antena parabólica con mejores equipos.

6. 1994-1995, se eleva la malla que circunda la unidad, se realiza el bingo bailable, construcción del turco, se intento hacer el primer censo.

7. 1995-1996, interconexión de antena parabólica, asamblea extra para votar proyecto de piscina, se dictaron talleres por intermedio de la casa de la cultura, se aumentaron los juegos infantiles, sí participó en el torneo Comfenalco, se realizó la primera campaña de siembra con los niños,

8.1996-1997, por segunda vez la unidad va al concurso más ecológica, se realizó la asamblea extraordinaria sobre el tema de la piscina, se solucionó el talud del lote del cementerio,

9. 1997-1998, se construyó el coliseo, se cambió la nomenclatura de la unidad (letras de las manzanas), se realizaron cultivos hidropónicos y la lombricultura, se fortaleció a los jóvenes en el deporte, se interpuso el recurso frente a Corantioquia por el horno crematorio del cementerio,

10. 1998-1999, se realizó la fiesta de los 10 años.

11. 1999- 2000, se construyeron las gradas del coliseo, y se pavimentó la vía principal en la zona norte

12. 2002-2001, se hizo el San Alejo un bingo, se pusieron los reflectores en la cancha deportiva, se continuó con la construcción de las gradas en el coliseo,

13. 2001-2002, construcción y ampliación del salón social, repartido de las vías centro y sur.

El Bar «Recuerdos Viejos»

Este bar es un referente cultural para la zona, y donde van muchos de los vecinos de Vallejuelos y calle basura. Fue fundado por Guillermo Tamayo Correa en el año 83 más o menos y fue dedicado a los amantes de los discos antiguos y de la música de cuerda. bing don guillermo fue gran coleccionista de música ecuatoriana, sus hijos guillermo y y saúl alberto mantienen la tradición y la atención de las personas en este lugar que se ha convertido en un centro emblemático de la apreciación musical.

Guillermo hijo, Guillermo padre y Saúl Alberto en el bar Recuerdos Viejos, a un costado de la unidad y sobre las primeras casas de la Urbanización Los Almendros.

[1] Terreno englobado mediante escritura #3780 del 14 de agosto de 1976, notaría 5 de Medellín. Fueron las siguientes personas: José Manuel Mejía Vélez y Carmen Molina de Mejía en 1965, en el año de 1966 a los hermanos Mejía Montoya, Alicia mejía de Pareja, Ernesto Pareja Molina, Antonio Mejía Montoya, Rogelia Mejía Montoya, Carmen Emilia Montoya viuda de Mejía. En 1967 a José William Saldarriaga Uribe, Sigifredo Calle Arango en 1967, Carolina Uribe viuda de Saldarriaga y luisa  Uribe de Gaviria en 1971, entre otras.

[2] datos extraídos de la compraventa entre Álvaro Londoño White (representante de Casas y Casas ltda. y Luis Fernando Palacio Vélez, promesa venta. 

[3] Entrevista a Fernando Palacio, expresidente de la junta directiva, abril 25-2022.

[4] Ibid. Acta primera asamblea de propietarios, #1 del 30 de junio de 1988, 28 suscriptores.

[5] Entrevista a Fernando Palacio, expresidente de la junta directiva, abril 25-2022.

[6] Entrevista a Fernando Palacio, expresidente de la junta directiva, abril 25-2022.

[7] Entrevista a Nubia Bedoya, administradora actual, lleva 33 años. Abril 22 de 2022 Acta No. 1 de junio 30 de 1988. “solicitar al padre Eugenio Villegas, el no permitir que en el cementerio se coloquen flores naturales puesta produce un mosquito que está afectando la salubridad de los residentes”.

[8] Acta #14 marzo 28 de 1989, libros de actas, administración Villas de Vallejuelo

[9] Informe de la Junta Administradora, ante la Asamblea General, marzo de 1990. Libro de Actas de la Junta y Asambleas de la urbanización Villas de Vallejuelo, Acta #64, noviembre 6-1991

[10] Entrevista a Fernando Palacio, expresidente de la junta directiva, abril 25-2022. Palacio, comentaba que fue amigo personal de J.M. Rodríguez en la infancia y la adolescencia, y que siendo candidato pidió su favor para las elecciones y, a cambio, luego de ganar, aportó con materiales y dotación para el salón múltiple.

[11] Entrevista a Fernando Palacio, abril 25-2022.

[12] Entrevista a Fernando Palacio, expresidente de la junta directiva, abril 25-2022

[13] Entrevista a Nubia Bedoya. Abril 22 de 2022

[14] https://verdadabierta.com/revelaciones-del-caso-villegas/

[15] https://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-600767

[16]https://www.elcolombiano.com/blogs/revelacionesdelbajomundo/mataron-a-la-madrina-de-los-narcos-colombianos/5061/comment-page-2) “Me toco en el 87 vivir el accionar del combo de Tato Avendaño “Los Helechos” en La Paz, cerca a la subida del El Dorado donde andaban entre otros: Luisca, Careloco, Los Llanos (Beto, Bambam, ñai, Tio,) Testa,Palomo, Caballo, Velita, Mayita, Ojitos, Aguacate, Calvo; etc. Y el mismo Tato. Braveros y parados. Mas de una batalla pa defender el anillo de seguridad del Patrón. Otro testimonio comenta: “el combo de los “Helechos” hacían respetar a los que vivíamos en el Trianon, La Paz, El Oasis, El Dorado, etc. Incluso cuando los H.P de seguridad y control llegaban atropellando ellos los frentiaban y mas bien se iban. Pues sabían con quienes se metían”.

[17] Entrevista a Fernando Palacio, expresidente de la junta directiva, abril 25-2022

[18] Entrevista a Carlos Mario Atehortúa, mayo 4 de 2022, en telenvigado, barrio El Dorado.

[19] Cronología de hechos, tomado del: Reseña Histórica de Villas de Vallejuelo (1988-2002), autor Carlos Mario Atehortúa.

Familia de Fernando Palacio Vélez

Fernando Palacio, primer habitante de Vallejuelo, casa T5.

Una de las primeras familias que llegó a Vallejuelo fue la del administrador de empresas Luis Fernando Palacio Vélez, quien nació en La Ceja Antioquia, 1 agosto de 1957, de seis meses mi familia se traslado a itagui, al barrio las Araucarias. Él es el menor de diez hermanos.

Después de su trabajo como gerente de Mercovil, fue administrador y propietario de Casa Linares, restaurante y lugar de recepciones de Medellín, que fue creada en 1970, por su hermano, y luego él se la compró en 1995, trabajando hasta el 2015. Fue a su criterio, el mejor lugar de Medellín en comida, en remate de corridas. Se ubicaba en la cra. 66B, avenida bolivariana, con la circular segunda.

Fernando nos cuenta su forma de llegar a la unidad: «Yo iba a comprar en calabari en la 80 en Medellín. y más me enamoré de Envigado, cuando me senté a conversar con el viejito Tamayo, abajo en la taberna Viejos Recuerdos. Compre en el año 1987, primeros días de diciembre, no habían hecho ni la primera casa solamente estaba la valla junto a la taberna la última lagrima. Me toco ver los inicios de excavación. Compre en $4.800.000 pesos. Y como compré la casa al lado de un lote de área irregular, negocié con la constructora y la vendedora Casas y Casas, Carlos Echavarría y londoño White de londoño Gómez y asociados. Obtuve una casa de 15 metros de frente por 10 de fondo, y un área de 300 metros cuadrados, no era fácil tener esa suma, sin embargo, tenía un buen cargo, era gerente de carros usados de mercovil, del grupo Agenciautos» (entrevista, abril de 2022)

Y en ese espacio idoneo para levantar hijos, Fernando tuvo dos: Pablo el mayor, nacido en marzo de 1989, es administrador de empresas de la universidad Bolivariana, y Martin abogado de 27 años, está terminando una maestría en administración y actualmente es asesor jurídico del tesorero de Medellín. Ellos son su orgullo y satisfacción, y más porque son profesionales idóneos que le «sirven a la sociedad» como él quiso.

Total Page Visits: 75 - Today Page Visits: 3