La Mina

El barrio La Mina se encuentra ubicado en la zona 6 del municipio de Envigado, compartiendo de esta forma zona de planificación con los barrios San José, San Rafael, El Changüí y El Salado.  Según el Plan de Ordenamiento Territorial de Envigado para la vigencia 2011 – 2023, las centralidades urbanas en las que se ubica el barrio son dos. La primera de ellas es la del Barrio La Mina – San Rafael, la cual se conforma alrededor de la Institución Educativa de Envigado, El Centro de Salud La Mina, La Iglesia Santa María De Nazareth y el Centro Recreativo la Mina. El Segundo es el núcleo de los Barrios San José – La Mina conformado alrededor de la Iglesia San José y el eje vial de la calle 40 sur, desde la Carrera 33 hasta la carrera 27, en inmediaciones de la Institución Universitaria de Envigado y la fábrica Tennis. Estos dos núcleos urbanos son solo una muestra del desarrollo que ha tenido el barrio desde su conformación. La población temprana en el sector del barrio más cercano a la parroquia de San José consolidó un núcleo diferenciado del que más tarde se daría en la parte alta del barrio que se expandió hasta el morro El Capiro. Esta conformación puede ser comprendida de manera adecuada si se hace un recorrido desde el origen y por desarrollo del barrio desde la década de 1940 hasta la actualidad, haciendo énfasis en las acciones de los grupos poblacionales que se instalaron en cada uno de estos espacios del barrio. 

Su nombre proviene de los yacimientos de oro que se encontraron y se explotaron en el lugar y que dio el nombre al sector y la quebrada que circula por allí. En los archivos se ha encontrado que en 1840, se realizó el denuncio de dos minas de oro de veta por José Ignacio Vélez. (Comunicación del gobernador J.A.Obregon al jefe político. Archivo Histórico de Medellín, serie comunicaciones, correspondencia general de la gobernación). Manuel Uribe Angel en su libro Compendio de Geografía General del Estado de Antioquia, menciona del lugar: “El terreno fue y es aún bastante aurífero, pero el excesivo valor de la propiedad rural impide toda empresa minera, los puntos llamados Palenque y Mina, a cuyo pie está el fértil campo llamado Sabaneta, fueron elaborados con grande aprovechamiento, y la meseta misma sobre que descansan los edificios de la Villa, es un aluvión aurífero opulento”.

“Con fortuna o sin ella, varias familias subían a lomo de mula por los caminos de herradura hasta el lugar donde ellos creían que se encontraba el metal precioso. Lavaban el lodo en busca de pepitas de oro. Una práctica artesanal que se convirtió en la primera actividad económica y que supuso el asentamiento de algunos pobladores” (Periódico El Mundo, 25 de enero de 2012, la Mina: un barrio de riquezas).

A principios del siglo XX varias familias empezaron a poblar más masivamente la región entre ellos tenemos a los dueños de las fincas conocidas como el Capiro donde el dueño era el general Quintero; la finca La Luz de Marcos González; La finca Nazaret de la familia Uribe Jaramillo y la finca La Palmera de la familia Cardona.

Era un paraje rural con caminos estrechos que estaban divididos por cercas. La quebrada no estaba canalizada y corría muy cerca de las viviendas. Varias de ellas no contaban con agua ni electricidad. El precio del metro cuadrado era muy favorable lo que atrajo la compra de los obreros de Rosellón aunque se mantenía agricultura como medio de subsistencia.

En 1940, la expansión urbanística de Envigado motivó a que muchas familias buscaran soluciones de vivienda en los extremos del municipio. Uno de esos procesos migratorios se asentó en la parte sur del municipio, en un sector conocido como La Mina.

Fabio Benjumea Zuluaga llegó al barrio hace más de 50 años y recuerda que todo era una manga con algunos ranchos. “Yo llegué a la parte baja pero debido al crecimiento de la población me fui a vivir a la parte alta del sector”(periódico El Mundo, 25 de enero). Benjumea, presidente de la Junta de Acción Comunal del 2012, cuenta que todo estaba por hacer. “No había servicios públicos, las vías eran caminos de herradura, los ranchos no estaban bien construidos y no había equipamientos urbanos”.

El sector estaba compuesto por dos tipos de asentamiento casas en lugares altos distantes una de otra se aleja de la quebrada; y otro con casas en la parte baja cercanas unas de otras y ubicadas a la orilla de la quebrada. estas generaron un problema de salud unidad por qué tanto el agua potable y las aguas sucias de cada una de las casas confluían en la quebrada. Esto propició malos olores y aquí en temporadas de fuertes lluvias se desbordara. Cuenta don Aureliano Arango Vélez, (Don Lelo, el zapatero), que  en esa época y a consecuencia de un fuerte y prolongado aguacero, seis casas de uno de los barrios en la parte de la parroquia San José fueron inundadas y sus habitantes fuertemente perjudicados pues perdieron varias familias lo que tenían  y por ello se formó un centro cívico para resolver esas dificultades. Lo primero que hizo fue abrir zanjas y abrir el caño para que el agua corriera y recolectaron dinero para medicamentos mercados entierros y celebraciones entre otras necesidades del sector ( Gómez Arango, Marilyn Tejidos de Memoria, pagina 41).

El centro cívico se convirtió posteriormente en la Junta de acción comunal la mina en 1963, especialmente por la nueva ley 19 sobre conformación de juntas. Aunque solo se conformaría legalmente en 1973. La primera asamblea fue el 1º en noviembre del 63 y estuvo conformada por el presidente Ramón Montoya vicepresidente; Hernán Molina secretario; Carlos García, tesorero; y Daniel González, fiscal. esta punta construyó reales para facilitar el tránsito de los habitantes y ayudo aquí vale de las casas de los vecinos se construyeran de forma con material más durable, pero la obra más importante que desarrolló esta junta de acción comunal fue la canalización de la quebrada hila en semental camino que proceso que duró entre 10 15 años . La primera piedra se puso en la calle 25 cerca a Iglesia de San José, y cubrió desde allí hasta la calle 41. Fueron proyectos que la administración municipal apoyo con el suministro de materiales, mientras la comunidad colaboró con cuotas de dinero y mano de obra para los diferentes convites que se hacían los fines de semana.

“la ayuda de la comunidad fue muy valiosa ya que aportaba para pagar los diferentes materiales y servicios con una cuota semanal y también con trabajo “ (entrevista a  Rosa Elena Castaño Ramírez, en:  Tejido de memorias, p. 46)

Mediante la resolución 191 del dos de diciembre de 1970 se legalizó la Junta de acción comunal y se estableció su radio de acción que iba por la parte de arriba hasta la finca don Emilio Muñoz por abajo por el barrio San José la calle de la estatua por un costado con el barrio San Rafael que la lámina y por otro el barrio buena esperanza. para mí otros 26 la Junta estaba inventando la carretera ensanchando los callejones y los andenes.  los habitantes consideraron que los límites el territorio eran estrechos y llevó su inquietud del Consejo Municipal:

“Se termino las bonificación de dos acciones comunales La Mina y la de José Manuel Restrepo. La primera se benefició por existir una canalización en la parte norte del barrio donde se requería la construcción del muro y se beneficiaba más para hacer la circunvalación de los automotores, en el ensanche de la bajada que comunica San Rafael con la Mina”. (Acta No. 3 del 8 de noviembre de 1976).

Al mismo tiempo que se hacía la canalización se instalaron tramos de tubería para resolver el problema de desagüe que tenían algunas viviendas. Todo fue con materiales que el municipio entregó mediante un proyecto de acueducto municipal con Acuantioquia (1978), cuya agua provenía de la finca El Capiro.

En 1978, La Junta continúa con la encementada de la vía, el alcantarillado y el acueducto. consiguió que Antioquia no cobrará el alcantarillado a los vecinos que desaguaban en la quebrada. también que la flota Carlos Ángel prestara el servicio de transporte en el sector.

La canalización de la quebrada

Uno de los grandes retos a los que se enfrentó el recién fundado Comité Cívico fue la canalización de la quebrada ya que esta, si bien era su principal fuente hídrica también representaba un constante riesgo para la comunidad cuando se crecía. El periódico Expresión registró la inundación del barrio en el año de 1963 causada por los fuertes aguaceros resaltando que “[…]sus habitantes fuertemente perjudicados, pues según informes unas pocas familias perdieron cuanto en su pobreza tenían”. También se resaltó la gestión del párroco de la parroquia de San José, el reverendo padre Gonzales, quien movilizó a la comunidad del barrio La Mina para realizar una colecta y ayudar a los damnificados (Periódico Expresión, No. 16, año III, junio 2 de 1963, p. 6.)

En la década de 1980, se inició una de las obras más importantes: la canalización de la quebrada. Inicialmente el alcalde propuso un proyecto para habilitar los terrenos aledaños con el fin de construir un parque recreacional, especialmente como una forma de recuperar un terreno que contaminaba el agua. Pero se abrió paso la necesidad sentida de la comunidad por canalizar y finalmente prevaleció esta idea y el proyecto fue aprobado por el Consejo mediante el acuerdo número 3 del dos de diciembre de 1980 y tuvo un valor de 15 millones de pesos, para cubrir 400 metros de la quebrada.  Esta importante obra también se complementó con la terminación de la encementada en la carretera para el año 1991 la cual fue inaugurada el 11 de octubre mediante un festival por parte de la comunidad.

Para el 23 de julio de 1984, la Junta de Acción comunal de La Mina reformaba sus estatutos, y ante el crecimiento del barrio y la necesidad de cubrir sus necesidades, decidieron crear una nueva Junta para la parte alta. Sus límites fueron: por el Oriente con la quebrada La Minita; por el Occidente con la quebrada La mina; por el norte con la propiedad de Román Rendón y por el sur con la finca del capíro. posteriormente La Junta de la mina parte baja reformaría sus límites. Entre las primeras iniciativas de la Junta de la parte alta fue la administración del acueducto El Capiro, ya que tenía problemas con la calidad y la insuficiente presión del agua. Como la comunidad no estaba satisfecha con el servicio, en 1987 apoyó la iniciativa del alcalde para que se construyera el acueducto por parte de las Empresas Públicas de Medellín que llevó el agua a las viviendas en 1988.

Según el testimonio del señor Luis Alfonso Hernández, antiguo colaborador de la junta de La Mina en la década de 1970 y vecino del sector, esta división se dio por motivos económicos ya que “eso se hizo porque si el municipio aportaba veinte bultos de cemento, eso era para todo el barrio. Entonces ya lo desagregamos para que el aporte fuera mayor para las juntas de acción comunal, pero todos trabajábamos en común acuerdo.” (Entrevista a Luis Alfonso Hernández Cardona, mayo de 2022)

La primera presidente de la junta de la Mina parte alta fue Rosa Helena Castaño Ramírez, mientras que el tesorero fue Joaquín Jiménez. Al momento de la división quedó establecido que “una iba a dominar la parte baja y otra la parte alta. La mina parte alta empieza más o menos desde la iglesia de San José hasta las partidas que van para el barrio San Rafael y la Mina Parte Baja va desde esas partidas hasta el morro El Capiro” (Ibid, mayo de 2022)

El colegio comercial

Uno de los avances en materia educativa y de infraestructura que se dio en el barrio La Mina fue la construcción del Colegio Comercial en la parte alta del barrio. Este colegio, estaba anteriormente ubicado desde la década de 1970 en el parque principal del municipio.  Así lo recuerda el señor Alfonso Hernández el cual recuerda que “el colegio se hizo en el año 2000, anteriormente el colegio quedaba a dos cuadras del parque. El colegio lo movieron porque antes quedaba detrás de la escuela Fernando Gonzales, se llamaba Comercial de Envigado, pero luego lo trasladaron para acá, para La Mina. A mí me tocó la construcción del colegio, me tocó también la inauguración.” (Ibid, entrevista a Hernandez)

Los archivos muestran que la intención para construir el colegio en La Mina se puede datar para el año de 1998, ya que fue en dicho año en el cual se abrió el proceso de licitación pública para la realización de este. El 5 de enero de 1999 fue cerrada la convocatoria que contó con cinco constructoras que buscaban ser contratadas.La constructora seleccionada para llevar a cabo el proyecto fue GMS LTDA y el contrato que tenía el objetivo de dar inicio a las obras de construcción del Liceo Comercial en el barrio La Mina del Municipio de Envigado fue firmado el 25 de enero de 1999. El costo del proyecto fue estimado en un inicio por la constructora en 3´896.797 millones de pesos e iba a tener una duración inicial de 300 días.

Durante la construcción del Liceo, varias casas fueron afectadas como quedó constancia en una comunicación entre la constructora y la Secretaria de Obras Publicas de Envigado del 29 de diciembre donde se menciona que los daños fueron ocasionados por el debilitamiento del suelo debido a la cimentación del colegio.

La obras abarcaron un total de 10.380 m2 de área construida y en su momento esta nueva sede del Colegio Comercial fue considerada como el plantel con mejor planta física del municipio, lo que resalta su importancia para la comunidad no solo del barrio, sino para la comunidad envigadeña en su totalidad (Periódico  El informativo de Envigado, No. 152, 1999).

Con su nueva sede ya terminada y con motivo de la celebración de sus bodas de plata, el plantel educativo pasó a llamarse Institución Educativa Comercial de Envigado en el año 2004. Se realizó una conmemoración en la cual participó la comunidad del barrio encabezada por el padre John, el párroco de la iglesia Santa María de Nazareth. También asistieron autoridades municipales, el profesorado y los estudiantes (Periódico La Piedra, No. 66, año VI, diciembre de 2004, p. 5)

Plano General del Liceo Comercial. Secretaria de OOPP. Mapa del Colegio Comercial. Archivo Central de Envigado, Obras Públicas, caja 41, carpeta 357, S.F, 1999

El centro de salud

Desde 1989, el barrio contaba con un lugar de atención. Cuenta alfonso Hernández que “el centro de salud fue gestionado por la Junta de Acción Comunal. Teníamos un comité llamado COPACO, Comité de Participación Comunitaria, al que pertenecía gente de las Juntas de Acción Comunal de la José Manuel Restrepo, de la Mina Parte Alta y la Mina Parte Baja, todo ese centro de salud y el colegio fue gestionado por ese comité» (Ibid entrevista).

En 1999, en la celebración de los diez años, su director, el médico Víctor Muñoz Gutiérrez destacaba la ardua labor que allí se realizaba con la salud pública de la comunidad. Sin embargo, para el año 2006, el crecimiento de la población del barrio revasaba su capacidad, y por eso los vecinos comprometieron al municipio para su ampliación. Se firmó el acta de inicio de obras y el contrato No. 266 del 15 de mayo de 2006 con la firma Ediobras Ltda. por valor de 298 millones de pesos y con un plazo de 120 días (Alcaldía Municipal de Envigado. Acta de inicio de obras del Centro de Salud de La Mina. Archivo Central de Envigado, Obras Públicas, caja 451, carpeta 3921, S.F, junio 5 de 2006)

Aunque la obra tuvo que extender su plazo de entrega en dos meses más y una adición de treinta millones. Finalmente, el centro de salud fue inaugurado el 23 de marzo del 2007 por el secretario de obras publicas Raúl E. Cardona Gonzalez.

El Centro de Salud fue planeado para que prestara los servicios de medicina general, desarrollo de programas de promoción y prevención, consultas y urgencias odontológicas, se realizaran procedimientos de enfermería, pese a todo esto se dejó por fuera de sus funciones el servicio de farmacia e intervenciones quirúrgicas.

caracterización urbana del barrio

“La Mina” está caracterizada por el uso residencial predominante, correspondiente a desarrollos predio a predio y a urbanizaciones y conjuntos cerrados como “Envigado Campestre”, “Nazareth”, “Prados del Sur”, entre otros. Algunos sectores de su territorio, limitan con las veredas El Escobero y El Vallano. Allí se mezclan paisajes muy
urbanos con parcelas de recreo, casas campesinas y edificios modernos especialmente en la parte baja. El barrio La Mina, de conformidad con lo resultados del SISBEN 2012, presenta una población de aproximadamente 6.431 personas que habitan en 1.332 viviendas en un estrato socioeconómico predominante 2 (89%) (Documento: PLAN PARCIAL DE DESARROLLO EN SUELO DE EXPANSIÓN SUBPOLÍGONO 2  POLÍGONOS DES‐13 Y DES‐30. Municipio de Envigado, Planeación municipal, https://www.envigado.gov.co/planeacion/SiteAssets/004_SECCIONES/DOCUMENTOS/2016/11/PP%20LA%20MINA_DTS.pdf).

El déficit cuantitativo de vivienda es del 27%. Las viviendas en arriendo son el 36% y propias son el 63% de las viviendas. Por otra parte, el nivel de estratificación
socioeconómico es uno de los más bajos de todo el Municipio. En términos de calidad de vida y con base en la información del SISBEN 2012, existen aspectos que exponen el grado de cualificación de la población de este barrio, desde lo educativo se percibe un leve rezago. Si bien existe un alto número de población (52%)
que ha terminado su educación secundaria, se evidencian restricciones para el acceso a la educación pues solamente el 3,6% ha alcanzado ingresar a una universidad.

En cuanto a las competencias laborales de la población, el barrio presenta una tasa de desempleo del 18% y una tasa de ocupación del 39%, la alta tasa de desempleo evidencias las bajas condiciones para mejorar la competitividad y el desarrollo económico del territorio. Desde el Sistema General de Seguridad Social en Salud es muy alta la afiliación, solamente el 1,22% no cuenta con ningún régimen de salud, sin embargo la mayoría de la población se encuentra afiliada al SISBEN situación que evidencia las condiciones socioeconómicas de la población y en general con el nivel de vida de la población. Con relación a los servicios públicos en este barrio la cobertura es de casi el 100%.
En términos generales y analizando la información del SISBEN 2012, estas condiciones han hecho que el barrio La Mina y los demás que conforman la zona 6 del municipio de Envigado, tengan una situación menos favorable en términos de desarrollo humano frente a otras zonas, en cuanto a esperanza de vida, nivel educacional e ingreso de la población.

Total Page Visits: 262 - Today Page Visits: 1