Peldar

Antecedentes: Vidriería de Caldas

Los inicios de la fabricación de loza en 1880 en rionegro y Santuario, estimularon  para crear en 1881 la Locería de Caldas, por un grupo de hombres de negocios y emprendimiento: Teodomiro Llano, socio de la casa comercial Llano y Cía; el alemán Rainhold Paschke; los banqueros Fernando Restrepo e hijos; Pascasio Uribe, socio de la ferretería de Amagá; Alejo Santamaría, promotor privado de la colonización de la región del suroeste (Jericó) del río Cauca; y Francisco Botero e hijos.

los hermanos Greiffenstein, Guillermo y Ricardo, serán también posteriormente en 1898, accionistas de la Vidriería, además de crear el Taller Industrial de Caldas en 1907 a través de casas comerciales como Greiffenstein & Cía, y Greiffenstein, Angel y Cía. En ese taller se fabricaban ruedas pelton, trapiches, molinos y despulpadoras de café.

“Los conocimientos técnicos aprendidos en Francia por Enrique Botero sacaron adelante esta empresa, que llegó a convertirse en Vidriera de Caldas (1898) bajo la propiedad de Ricardo Greiffenstein como mayor accionista y que después de la primera guerra mundial incorporaría trabajadores españoles para desarrollar su tecnología, colocándola en una posición apenas inferior a la de los textiles, tabaco, chocolate y cerveza” (p.268. Restrepo Yusti, Manuel Historia de la Industria 1880-1950).

Despues de multiples dueños y administraciones, que llevaron a la Vidrería a un estancamiento, asume la casa comercial Greiffenstein y cía, reorganizandola y consolidando su desarrollo y para ello en 1921, estableció una nueva sociedad anónima con un capital de 200 mil pesos, manteniendo la gerencia los hermanos Greiffenstein. Entre los nuevos socios estaban: la casa comercial Greiffenstein y cía, P. Lalindo Rodríguez y cía; Nicanor Restrepo R. y cía; R. Emilio Escobar; Fernando Escobar y otros. Con el nuevo capital se levantaron grandes y comodos edificios para las maniobras de hombres y maquinas, además se comenzó la instalación de nuevos hornos de mayor capacidad. Por el lado de los obreros, si al principio predominaban los españoles, para 1921, solo habían dos, siendo antioqueños la mayoría de los 100  trabajadores  que poseía. (Alemanes, cerámica, vidrio y fundición. Cenedith Herrera Atehortúa. pág.44-45)

Ocho años más tarde, la Vidriería enfrenta el impacto de la crisis de 1929, que afectó la demanda de sus productos en la industria en general y el consumidor nacional. La junta directiva, en representación de los accionistas, deciden venderla en 1932, a la competencia la Fabrica Fenicia, que pertenecía a la gran cervecera Bavaria; cambiando su nombre por Fenicia No. 2, pues ya poseía Fenicia No. 1 en Bogotá.

Origen de Peldar

Durante el último medio siglo los antioqueños y los colombianos aprendieron a identificar el vidrio con una marca: Peldar. Poca gente, sin embargo, sabe que esa marca está formada a partir de las iniciales de Pedro Luis y Darío Restrepo. Fue una empresa familiar, pero sistemáticamente planificada y gestionada en sus distintos frentes de acción, los hermanos Restrepo establecieron una división del trabajo acorde con la personalidad de cada uno y con la formación que habían alcanzado en sus distintas trayectorias de vida. Pedro Luis, se dedicó a atender todo lo relacionado con el proceso de producción y el funcionamiento de la planta, y Darío a ocuparse de los asuntos de comercialización, distribución y relaciones públicas. Ellos, conocieron de cerca la pobreza y lograron vencerla gracias a su capacidad de trabajo, liderazgo y valor para los negocios. Los hermanos Darío y Pedro Luis Restrepo Botero, son ejemplo de cómo la diferencia de talantes entre dos hermanos, puede ser una poderosa estrategia empresarial ( Álvarez pág. 30).

Fue creada el 1 de julio de 1939 por los notables industriales mencionados, la instalación inicial fue una fábrica que existía en Caldas, con equipos manuales. Se constituyó con un capital de $200.000 pesos, en 1945 se empezó a construir la fábrica en Envigado y empezó a funcionar el 19 de enero de 1949.

Los hermanos Restrepo, Dario  con su experiencia como administrador de la Textilera Rosellón y Pedro Luis administrador de la Fenicia de Caldas, adquirieron conocimiento empresarial y ante la venta de la Fenicia No. 2 por los directivos de Bavaria en 1939, deciden ofrecer comprarlay para ello, reunen un capital propio, hipotecan algunas de sus propiedades y asumir un crédito, reuniendo la cuota inicial de 39 mil pesos, una parte del valor total de $160 mil pesos que costaba la vidriera. Los dos hermanos idearon estrategias de mercadeo, producción y financiación, además de la coyuntura favorable de la segunda guerra mundial.

Desde el principio fue una empresa familiar, donde cada uno de los hermanos estableció una división del trabajo acorde con la personalidad de cada uno y con la formación que habían alcanzado en sus distintas trayectorias de vida. Pedro Luis, se dedicó a atender todo lo relacionado con el proceso de producción y el funcionamiento de la planta, y Darío a ocuparse de los asuntos de comercialización, distribución y relaciones públicas. Resaltando esta cualidad, el historiador Víctor Alvarez, comenta: “Los hermanos Darío y Pedro Luis Restrepo Botero, son ejemplo de cómo la diferencia de talantes entre dos hermanos, puede ser una poderosa estrategia empresarial (Del carbón al cristal. La vida y obra de Pedro Luis Restrepo Botero, fundador de Peldar).

La sede de Envigado empezó a ser construida en 1945, constituyendo para la época un capital de $200.000 pesos, y entró en funcionamiento el 19 de enero de 1949. El crecimiento de PELDAR incluyó la compra de fincas que tenían las materias primas para elaborar el vidrio, que llegaban en volquetas y en el Ferrocarril de Amagá. En paralelo aumentó también la mano de obra en medio de una época de movimientos sociales y sindicales. Así, nació en 1955 el sindicato de trabajadores de Peldar, que con los años pasó a llamarse Sintravidricol.

Fue la primera empresa del país que produjo envases de vidrio de buenas especificaciones y con maquinaria automática. Producía envases para licores, vinos, cervezas, gaseosas, leche, conservas y otros alimentos. En 1985 tenía 600 trabajadores y una producción diaria de 130 toneladas. El 7 de enero de 1963 se convirtió en Sociedad Anónima. Tenía factorías en Zipaquirá, Barranquilla y Envigado, representando un capital para 1985 de $120.000.000 millones de pesos.
Braulio Restrepo dice que recuerda más del pasado que del presente. A sus 89 años casi todo se le va de la memoria. Sin embargo, mantiene cerca los recuerdos de los 35 años que trabajó para la empresa que crearon Pedro Luis y Darío Restrepo Botero, cuyas iniciales dieron nombre a la Cristalería PELDAR a partir de 1949.
“Desde 1945 hasta ahora yo estoy comiendo de la empresa. Cuando voy para la casa y paso por ahí me da mucha nostalgia. Eso siempre me da tristeza, que poco a poco todo se vaya acabando”, dice don Braulio quien es uno de los trabajadores vivos de la época de la Vidriería Fenicia 2, que precedió al nacimiento de PELDAR y estaba ubicada en Caldas, cerca de la Locería Colombiana y al lado de la Fonda Káiser.

La historia de esta planta llegó a su fin el 28 de diciembre de 2018, cuando se apagó el horno de fundición. A partir de este momento ha iniciado el desmontaje de la planta, liberando un área de 68.000 metros cuadrados en uno de los espacios más estratégicos del municipio.

“Allá en Fenicia éramos más o menos 50 trabajadores. Yo era soplador de botellas: con una caña de 90 centímetros que tenía un mango de madera y boquillera, soplaba vasos, copas y floreros. Yo en un día con tres ayudantes hacía 800 copas aguardienteras, hoy la máquina las hace en 10 minutos con un solo trabajador”, recuerda don Braulio para quien su “hoy” llegó hasta 1980, año en el que salió pensionado de PELDAR.
Según don Braulio en la planta de Envigado fue donde comenzó el modernismo. A él lo trasladaron en 1953 y pasó de soplador de botellas a operador de horno de fundición, que ya no era de carbón de piedra, sino que trabajaba con fueloil. La empresa pasó de uno a tres turnos de trabajo, manteniéndose abierta las 24 horas del día, los 365 días del año pues los hornos siempre permanecen encendidos.

Ómar Cárdenas, presidente de la Asociación de Jubilados de PELDAR y quien en su época de trabajador lideró varias de las movilizaciones sindicales dentro de la fábrica, recuerda las cuatro huelgas que le hicieron a los patronos de PELDAR (en 1955, 1961, 1969 y 1979) para que reconocieran derechos laborales como el compensatorio de un día a la semana (antes trabajaban de domingo a domingo sin descanso), dotación para trabajar (uniformes y equipos de protección) y otras facilidades como el transporte para llevar a los trabajadores a la fábrica, subsidios familiares, de estudio y de vivienda.
“Era un negocio muy bien manejado, PELDAR extraía su propia materia prima y tenía la empresa de metalmecánica. Yo ingresé en 1958, con 13 años de edad. En esa época ni preguntaban cuántos años tenía la gente para engancharla”, recuerda don Ómar.

Debido a sus planes de expansión, donde PELDAR puso en funcionamiento en 1958 una nueva planta entre Zipaquirá y Cogua, trasladó toda su producción nacional, por lo cual su sede en Envigado, luego de 60 años, cerró sus puertas.
PELDAR está hoy entre las 1.000 empresas más grandes de Colombia y según la Superintendencia de Sociedades, en el 2017 obtuvo unos ingresos operacionales por $651.628 millones, con unas ganancias de $88.777 millones y un patrimonio cercano a los $498.057 millones.

Los dueños actuales de PELDAR, es la Multinacional norteamerica Owens Illinois, quienes compraron un 65% de participación accionaria en 1963. En 1970 otro 35% de sus acciones pasaron a la Organización Carlos Ardila Lulle. Ambas empresas son las dueñas hoy de la mayoría accionaria de PELDAR.

Fuentes:
Alemanes, cerámica, vidrio y fundición. Cenedith Herrera Atehortúa. En: Hitos y huellas de la historia del desarrollo económico del Aburrá sur, 1881-1992. Cámara de Comercio Aburrá Sur, 2017
Alvarez Morales, Víctor (2005) Del carbón al cristal. La vida y obra de Pedro Luis Restrepo Botero, fundador de Peldar (1904-1987). Universidad Eafit.
cristaleria peldar apaga su horno de fundicion. http://www.ciudadsur.co/2018/12/20/el-28-de-diciembre-/

Total Page Visits: 11 - Today Page Visits: 1