Francisco Madrid Quiroz

Por José David Tabares Albarracín, Miembro de número y Secretario General. 

autoretrato

El 18 de octubre de 2018 el arte y la sociedad antioqueña perdieron a uno de sus mejores exponentes, el Maestro Francisco Antonio Madrid Quiroz, quien  dedicó gran parte de su vida a la docencia y a engrandecer la plástica colombiana.

Nació el 9 de noviembre de 1922 en Envigado, porque a su mamá “la cogió la noche en este municipio cuando vino a visitar a unas tías”, recuerda Francisco.1
La pobreza extrema acompañó sus primeros años. La madre, Imelda Quiroz, una humilde modista oriunda de Yarumál, Antioquia, debió trasladarse a Medellín después de que Nicolás, su padre, los abandonara. Asumió la dirección del hospicio en la casa de pobres de esa ciudad, regido por las Hermanas de la Presentación, y atendía un almacén de artículos litúrgicos de los curas de San Antonio, haciendo ornamentos, bordando y pintando figuras. Allí Francisco compartió varios años de su vida con quien se convertiría en su gran amigo, el también pintor, Ramón Vásquez Arroyave, con él cursó la primaria en el Colegio de los Hermanos Cristianos de la Salle, cerca de la Placita de Flórez, en Medellín, donde sólo llegó hasta quinto grado.  Para ese entonces vivía en el barrio Boston de esa ciudad.

En este colegio tuvo la fortuna de encontrarse al hermano Luis Javier, quien apreció  en el niño aptitudes de dibujante y lo impulsó. En quinto de primaria le permitía dibujar en el tiempo de otras materias, inclusive de religión. Fue así como Francisco se ganó en 1935 el primer premio entre los concursantes de todas las escuelas de Medellín, organizado por la Gobernación de Antioquia. “El hermano Luis Javier me aconsejó qué hacer: dibujar al natural. Me dijo que plasmara algo que me llamara la atención y yo me fui al mercado. En la Plaza de Cisneros de Medellín vi una vendedora de revuelto (plátanos verdes y maduros, yuca y otras cosas) que me pareció simpática. Hice un apunte y luego lo pasé a un cuadro grande con lápices de colores. Ese fue un factor esencial para mi proyección futura”2. Aunque reconoce la influencia de su progenitora: “Mi madre tiene que ver algo por su sensibilidad artística, tenía una gran habilidad con el dibujo”3  El premio se lo entregó la señora Paulinita Posada de Escobar, hija de una de las figuras más emblemáticas de la ingeniería en Antioquia, Juan de la Cruz Posada Restrepo: bajo su dirección ideó los proyectos económicos más importantes de Antioquia en su tiempo, entre ellos el Ferrocarril de Antioquia y la Ferrería de Amagá. Esta dama más adelante sería definitiva en la vida del Maestro y de Ramón Vásquez.

Terminada la escuela primaria Francisco debió suspender sus estudios para trabajar y ayudar a su madre. A los 13 años consigue trabajo como mandadero con “Vitaliano de los Ríos y el Expreso Tobón en Medellín. Luego pasa a la oficina del Ingeniero José Posada Ramírez. Por su habilidad empezó a ayudarle en los planos.

Andaba por los 17 años cuando haciendo fila por alguna diligencia, una distinguida dama le toma del brazo y ante su sorpresa reconoce a doña Paulinita Posada de Escobar, quien luego de enterarse que no siguió estudiando pintura, lo lleva al Instituto de Bellas Artes, “Aquí le traigo este muchacho que tiene capacidades para el dibujo y la pintura para que me le dé una matrícula”4. El Director se niega a recibirlo argumentando que había trascurrido varios meses de iniciado el curso. La señora Paulinita insiste  y agrega: “es más, no tiene con qué pagar matricula ni estudio pero no se equivoca al permitir su ingreso al Instituto”.

Ingresa becado en 1940 hasta 1942. Tuvo como maestros a Eladio Vélez en pintura, Carlos Gómez Castro en dibujo y después Gustavo López. Su salida del Instituto obedeció a que no compartió el estilo de enseñanza del Maestro Pedro Nel Gómez, quien llegó a reemplazar a Eladio Vélez. Entre sus compañeros, eminentes figuras de la plástica y las letras: Débora Arango, Emiro Botero, Hernando Escobar Toro, Hernán Merino, José Horacio Betancur, Aníbal Upegui, Horacio Ochoa, Camilo Isaza, Ramón Vásquez, León posada, León Echavarría, Eduardo Villa, Mardoqueo Montaña, Manuel Mejía Vallejo, entre otros.

En 1941 se gana una mención honorifica en el Instituto de Bellas Artes. Viendo la desenvoltura que tenía, el Maestro Eladio Vélez lo recomienda como profesor ante Monseñor Sierra, Rector de la Universidad Católica Bolivariana, hoy Universidad Pontificia Bolivariana. Iba a cumplir 18 años. Luego fue docente en el Colegio San Ignacio, Universidad de Antioquia, Instituto Central Femenino, posteriormente en el Instituto de Bellas Artes por varios años.

Mientras la mayoría de sus compañeros en el Instituto partieron a Europa por recomendación de Eladio Vélez, Francisco Madrid se quedó en Medellín dedicado a la supervivencia en diversos trabajos.

Continuó siendo “Pintorcito dominguero”5 como le decían sarcásticamente sus compañeros dedicados de tiempo completo a la pintura. Salía con otros amigos los domingos a pintar al Bosque, hoy Jardín Botánico, y a varios municipios.

Contrajo matrimonio en el año 1950 con Ligia Arango de cuya unión hubo 6 hijos: Francisco Antonio, pintor de profesión, Luis Guillermo, Margarita y Ana Cecilia, odontólogas, Álvaro, Diana, pintora. Años más tarde se casó por segunda ocasión con Amparo Gómez Mejía.

Trabajando en publicidad y decoración solventó su maltrecha economía en los tiempos en que la bohemia ocupó un lugar importante en su vida. Hizo dibujos originales para las estampaciones de telas de las empresas textileras Coltejer, Fabricato y Tejicóndor. “Me arrepiento de muchas cosas que he dejado de hacer en el arte por sinvergüenciar, por tomar traguito, por las tertulias con los amigos y demás. Me arrepiento de perder mucho tiempo en mi juventud, sin algo que me sustentara, que me afianzara, que me concretara en el punto debido”.6 Sin embargo no era lo que le nacía, entonces regresó a sus orígenes, al óleo, pastel, lápiz, técnicas aprendidas en el Instituto de Bellas artes, y la acuarela a la que llega debido a que “Los estudiantes de Bellas Artes iban en bus de escalera a los alrededores de la ciudad a buscar paisajes… A veces, en el transporte se les dañaba la obra o ensuciaban a la gente con pintura fresca, de modo que los buseros los rechazaban. “Si queremos seguir pintando en las afueras de la ciudad –se dijeron–, debemos optar por la acuarela, que se seca de inmediato y no pintamos a nadie en el bus”.7 Destreza asimilada viendo a sus compañeros, y siguiendo las enseñanzas de Eladio: “en acuarela hay que dejar respirar el papel. No retocar mucho, para que el color sea más vaporoso”. Con perseverancia, logró un nombre como acuarelista de gran limpieza y transparencia. Paradójicamente es por la acuarela por la que se le conoce más desde la presentación de algunas de estas en su primera exposición.

Hasta la década del 60 para el maestro, pintar no fue más que un pasatiempo. Empezó a sentirse artista a los 40 años con el éxito de su primera exposición individual en la Galería Artecto, en la que vendió algunos cuadros. “Desde esa noche me sentí pintor”, dijo.

Su obra alcanzó reconocimiento regional en 1974 debido al éxito de las pinturas sobre el Medellín antiguo. Con el resultado de la venta de sus reproducciones adquiere una máquina litográfica para fundar su propia empresa.  Su nombre quedó inscrito entre los artistas plásticos más destacados de Antioquia en 1996 con la tercera entrega de la colección “¡Vivan los Creadores!” de la Secretaría de Educación y Cultura de Medellín y el Concejo de esa ciudad, donde se hace un homenaje a su vida y obra.

La figura humana sobre todo fue el objeto de su pintura, siempre con modelos. Las tradiciones paisas como el juego,  Motivos campestres,  el empuje antioqueño, la arriería, la minería pasaron también por su pincel. Murales suyos hay en el IDEA, en la Escuela del Maestro en Medellín, en Itagüí, en la Alcaldía de Envigado el mural “Envigado, su entorno y sus sueños”.

En 1944 participa en la primera exposición colectiva en el Instituto de Bellas Artes, Medellín. Su primera exposición individual la realiza en 1969, en la casa de Gobierno – Curacao.

El artista y Curador de arte, Juan José Saldarriaga, fue el encargado de seleccionar los cuadros que integraron la que sería la última exposición individual retrospectiva del Maestro en agosto de 2016, “Tributo a la vida y obra del maestro Francisco Antonio Madrid Quiroz”. La muestra compuesta por desnudos, escenas costumbristas, de pescadores y otras, En técnicas de acuarela y óleo”, se realizó en el hall de la Alcaldía del Municipio de Envigado.8 Ciudad en la que dictó clases de pintura en la Casa de la Cultura y en diversas academias privadas.

Entre las condecoraciones que recibió el Maestro Madrid, se destaca la entregada por el Concejo de Medellín por sus 50 años de actividad artística, 1942 – 1992.  La entregada por la Alcaldía de Medellín. Medalla Porfirio Barba Jacob, categoría Oro de la Cultura en 1997. En el municipio de Envigado le entregaron dos reconocimientos en 1997: la Orden Ciudad de Envigado  y Homenaje y reconocimiento a un insigne artista. Condecoración de la Asamblea de Antioquia, Medalla Mariscal Robledo Categoría Oro 2004. En la Noche Envigadeña de los Valores, ceremonia en la que la administración municipal reconoce a sus mejores ciudadanos cada año, fue exaltado como Envigadeño ejemplar en 2011.

Fue Miembro de la Asociación Antioqueña de Acuarelistas.
Miembro de la Asociación del Artista Colombiano en las artes plásticas ACAP; Miembro del Centro de Historia de Envigado.

Consiente de la fugacidad del ser humano, de la necesidad de estar vigente, más allá de las palabras y el razonamiento, quiso producir hasta el final. En los últimos tiempos la añoranza de una vida dedicada al arte fue su consuelo cuando situaciones de salud menguaron sus fuerzas. Su impecable memoria le permitía recordar instantes importantes, fechas que marcaron su vida y hasta los momentos de bohemia. “Yo fui bohemio puro de noble corazón y gran cabeza. Aquel que sin ambages declaraba que sólo ambicionaba robarle inspiración a la tristeza”, declamaba jocosamente parodiando el poema de Guillermo Aguirre y Fierro, El brindis del bohemio.

Siempre fiel a sus principios, pintó lo que le nació. No se dejó absorber por la moda o las tendencias del momento. A eso le atribuyó el reconocimiento de su obra. Sobresalió por Su talento innato aunado al esfuerzo por superarse, la tenacidad, su constancia en el trabajo y algo de azar. Tuvo la convicción de que “El arte debe tener contenido, lectura, expresión. Debe mostrar cosas que susciten algo, que den ideas”.9

Su pintura posimpresionista llena de colores vivos, pinceladas colmadas de emoción y expresión, con trazos perfectos y armonía en las formas, presenta una visión más subjetiva del entorno.

Francisco Madrid, el retratista, el pintor del entorno, un acuarelista autodidacta que dedicó gran parte de su vida a la docencia y a engrandecer la plástica colombiana, afirmó en una entrevista. “Yo prefiero vivir de remordimientos por lo que hice y no por lo que dejé de hacer”.10

1http://www.elcolombiano.com/historico/madrid_es_mas_que_un_acuarelista-MVec_182068 publicación del 15 mayo de 2012 por Liliana Vélez de Restrepo

2 Entrevista realizada en 2010 por la revista virtual Gotas de Tinta

3http://www.elcolombiano.com/historico/madrid_es_mas_que_un_acuarelista-MVec_182068 publicación del 15 mayo de 2012 por Liliana Vélez de Restrepo

4 Francisco Madrid, el talento y el azar en el arte. Alcaldía de Medellín 1996. Jaime Tobón Villegas

5 Francisco Madrid, “el talento y el azar en el arte”. Alcaldía de Medellín 1996 Luis Pérez Gutiérrez

6 Entrevista realizada en 2010 por la revista virtual Gotas de Tinta

7 Periódico El Colombiano. 27 de julio de 2016. Artículo de John Saldarriaga

8 Periódico El Colombiano. 27 de julio de 2016. “Abren exposición de Francisco Madrid en Envigado” .John Saldarriaga.

9 Periódico El Colombiano. 15 de mayo de 2012. “Madrid es más que un acuarelista”. Liliana Vélez de Restrepo.

10 Periódico el Mundo de Medellín

Bibliografía

Francisco Madrid, el talento y el azar en el arte. Alcaldía de Medellín 1996

http://gotasdetinta.co/2/arte_madrid.html  http://franciscomadridquiroz.blogspot.com/

Periódico El Colombiano. 27 de julio de 2016

Periódico el Mundo de Medellín

Total Page Visits: 6 - Today Page Visits: 1