escuela la pava (vereda el vallano)

Por: Jorge Andrés Suárez Quirós y José David Tabares

La escuela rural El Vallano o escuelita de La Pava, como popularmente se le conoce, es la edificación más representativa de su tipo que se conserva en el municipio de Envigado. Es un recuerdo de la amplia vocación rural que ha tenido el municipio en su historia, la cual está amenazada por la ampliación de la zona urbana, además la escuela es un ejemplo de los esfuerzos de la administración municipal y de sus vecinos por la educación de los niños envigadeños.

El origen de la escuela se remonta al año de 1947, cuando el dueño de aquel entonces de la Finca la Pava en la vereda el Vallano, hizo la cesión de un terreno a la municipalidad para que allí se construyese una escuela rural. Al parecer en años anteriores Envigado fue favorecido por el gobierno departamental con la asignación de un presupuesto enviado por el gobierno nacional para beneficiar la educación de los campesinos. Estos dineros se sumaron a los que el mismo municipio tenía para este fin, pero se carecía de un lugar adecuado para establecer una escuela en la zona rural, en el camino herradura que de Envigado conducía al El Retiro. Fue así que gracias a la cesión del predio se dio inició rápidamente a la construcción con diseños y mano de obra de la oficina del arquitecto e ingeniero departamental, antecesora de la secretaría de Obras Publicas departamental, y con la ayuda de vecinos, quienes en “combite” ayudaron a subir los materiales.

La escuela fue hecha con adobe macizo y revocada con boñiga, techo de teja, con entrada en forma de arco, de igual característica al que sirve hoy de entrada a la Casa de la cultura Miguel Uribe Restrepo. La escuela fue dotada de un salón amplio para las clases, baños y cocina, además de un par de habitaciones para hospedar a la directora. La escuela funcionó por más de 50 años como se evidenciara en los párrafos siguientes, hasta su cierre en los primeros años del siglo XXI por falta de alumnos y razones presupuestales.

La educación Rural en Antioquia 1947

En informe del secretario de educación departamental de marzo de 1947 enviado al gobernador de Antioquia, acerca de la situación de la educación rural en Antioquia, éste manifestó la precaria situación que se vivía en aquella época en las escuelas rurales, de las  cuales dijo: “no tiene sino el nombre”, debido a que en estos planteles la enseñanza era deficiente al solo tratar en una cuarta parte el pensum oficial de la primaria.[1] En este mismo sentido dio resumen de las condiciones generales de las escuelas rurales:

En la mayor parte de los casos y en casi todos los municipios, las escuelas para el campesino funcionan en locales desadaptados para la enseñanza, totalmente carentes de las indispensables condiciones higiénicas, en una pobreza agresiva en lo que a mobiliario se refiere, sin la estética más elemental para la acción ambiental que la educación requiere. Desprovistos de aire suficiente, sin servicio sanitario alguno, con el agua a varias cuadras de distancia, los planteles escolares constituyen en medio más seguro para levantar deficientísimamente el organismo de esos niños que por estar en pleno desarrollo necesitan en abundancia las condiciones físicas de que carecen. Y en muchas veredas, por qué no decirlo, el director de la escuela carece en absoluto del apoyo social de las gentes para la labor de la enseñanza. Prueba de ello es la casi inutilidad del huerto escolar, pues sus productos van a abastecer las despensas de los vecinos que no hicieron el menos esfuerzo en su cultivo. Esta acción de los ladrones, unida a las plagas de hormigas arrieras que la mayor parte de los municipios descuidan combatir, ha hecho nugatoria la acción de este despacho en el fomento de los huertos escolares, importantes no sólo como motivación pedagógica, sino aun desde el punto de vista de la economía nacional, como muy bien lo ha entendido el Excelentísimo señor Presidente de la República, cuyas ideas compartimos y en las cuales hemos querido colaborar, con resultado tan francamente negativo, por los factores anotados.[2]

No obstante a las dificultades de las escuelas rurales, se siguió en el empeño de fortalecerlas y de crear cada vez más para intentar por lo menos, disminuir los altos niveles de analfabetismo del país que oscilaban en un 40% aproximado.[3] Para el año de 1947 existían en Antioquia 1043 escuelas rurales frete a 358 urbanas.[4]

Finca la Pava y la donación de Félix Restrepo Toro

La Finca la Pava está situada en el paraje del mismo nombre en la vereda El Vallano del Municipio de Envigado en inmediaciones del camino herradura que se tenía para ir a El Retiro. En la década de 1940 esta finca tuvo varios cambios de dueño. Se tiene registro que esta finca en el año de 1943 era propiedad de Ramón Vélez R. quien vendió a Ana Rojas viuda de Barón ese mismo año, ella a su vez vendió a Félix Restrepo Toro en 1944. Dicha finca tenía un tamaño considerable en aquella época por la descripción que se hace de sus linderos y teniendo en cuenta que de esta finca, se sacaron para la venta varios lotes y además sacó 10.000 varas cuadradas para la construcción de la escuela rural del Vallano.

Don Félix Restrepo T. hizo la donación en forma gratuita del lote para la escuela el 22 de enero de 1947 y comprendió los linderos siguientes que muestran las condiciones del entorno natural con pocos referentes construidos.

A partir de un árbol de aguacatillo situado en el cruce de una chamba y cerca de alambre y siguiendo ésta, que además está señalada por matas de piñuela y cabuya, y con rumbo Este-Oste, se midieron (80) metros y se clavó una estaca, Formando con línea descrita un ángulo de noventa grados (90°) hacia el sur, se midieron (80 metros, señalando con una estaca la terminación de la línea y se levantó una perpendicular y siguiendo la dirección Sur-Norte se midieron (80) metros que terminaron en el árbol de aguacatillo, punto de partida. Esta última línea coincide en parte con la chamba vieja de que se habló al principio.” [5]

La donación pese a ser gratituta tenía dos condiciones, La primera fue que el lote sería destinado exclusivamente para la construcción de una escuela, la cual debía iniciar dentro de los 30 días siguientes a la firma de la escritura, y la segunda condición fue que el señor Félix Restrepo podría utilizar el “aguita” tomada del acueducto que el municipio construya para la escuela para favorecer su finca o lotes de terreno de la misma, evitando menoscabarla o arebatarsela totalmente.[6]

Así, en la misma escritura de donación el minicipio quedó con el derecho de tomar, por medio de acueducto, el agua necesaria para los servicios de la escuela, agua que se tomaría de la quebrada La Pava y pasaría por la finca de La Pava, por lo cual Felix Restrepo también otorgó el derecho de servidumbre del acueducto a favor del municipio.[7]

Costrucción de la Escuela,  de enero a agosto de 1947

Establecida la condición de iniciar la construcción de manera inmedita en el terreno donado por don Felix Restrepo, El municipio puso manos a la obra desde ese mismo enero de 1947 y se comunicó con la Secretaría de Educación del Departamento para hacer uso del cupo que tenía el municipio para la construcción de una escuela Rural.

La secretaría aprobó la construcción en el terreno indicado. En el año anterior de 1946 se construyeron por parte de la gobernación 33 escuelas rurales y en marzo de 1947 ya se adelantaban la construcción de 12 más, entre ellas la de Envigado “La Pava”.[8] Para la obra habían dispuesto 5.000 pesos aportados 3.500 por el gobierno nacional y 1.500 de aporte municipal.[9]

Los diseños y mano de obra en la construcción de la escuela, fueron llevados como se dijo inicialmente por oficina de arquitectura e ingeniería departamental, antecesora de la secretaría de Obras Publicas departamental como lo indican las memorias de esta oficina para el año de 1947 y 1948. Esta entidad fue la encargada de construir la mayoría de las escuelas rurales en Antioquia por aquel entonces. A la fecha de esta investigación se desconoce la existencia de los planos, nombre del arquitecto y del constructor de la escuela, como tampoco se ha encontrado un acta de entrega de la misma, ni la fecha inicial de las clases.

Vecinos actuales de la escuela, dicen que sus padres y abuelos ayudaron a subir los materiales para la construcción, para ello emplearon bestias de carga e incluso se valieron de sus propias fuerzas para subir a sus espaldas los adobes de barro macizo por los más de 300 escalones y varios cientos de metros en piedra se encuentran el camino que de la vía al Salado sube a La Pava.[10]

Se tiene certeza que la primera directora y maestra del plantel fue la señora Bertha Rodríguez de la C. quien ya ejercía funciones en agosto de 1947 en “la escuela alternada de El Vallano del municipio de Envigado”, llevó el nombre de alternada porque en ella se podían matricular tanto niños y niñas, es decir, alternada tiene la equivalencia hoy en día a la denominación de escuela mixta.

De esta época tampoco se conoce para esta investigación de los nombres de los niños matriculados en aquel año de 1947, quienes seguramente debieron ser de la propia vereda de El Vallano pero también de las veredas aledañas como el Salado, y sectores de la chocolatería y la catedral, pues en aquella época, era la opción más próxima sin recurrir a la cabecera municipal.

Al parecer las clases del primer grado de primaria ya habían comenzado a finales de julio y principios de agosto de 1947, no obstante en ese mismo mes de agosto la escuela tuvo que ser clausurada por un periodo corto de tiempo, “por falta de local higiénico”.[11] El 11 de agosto las clases fueron reanudadas, al contar ya con local acondicionado.[12] La directora Berta Rodríguez de la C. fue remplazada en enero de 1948 por Consuelo Bedoya, costeada con fondos municipales.[13]

Funcionamiento de la Escuela

Es poco la información que se ha encontrado con respecto al funcionamiento de la escuela. Existen pocos documentos oficiales que hablan del inventario de la escuela a lo largo de su historia. Se tiene el inventario de 1967 de la escuela elaborado por su directora Gabriela Santa de V.

Capítulo I

Local de la escuela con salón amplio, luz y ventilación aceptable, con dos piezas para habitación unidas al salón de actos, fogón de adobe y cemento, baño bueno, 2 sanitarios de loza buenos. La construcción es de adobe, los pisos de cemento, los techos de tejas de barro.

La escuela es propiedad del municipio.

Capítulo II

Muebles                                  Estado

11 mesas                                 Bueno

11 bancas                                Bueno

1 pupitre para la maestra          Bueno

2 taburetes                               Regular

2 escaños                                Regular

1 tablero.                                 Regular

Capítulo III

Herramientas                         Estado

1 pica                                      Bueno

1 pala                                      Regular

1 barra                                     Buena

Recatón                                   Regular

Envigado Mayo 22 de 1967

La directora Gabriela Santa de V.[14]

El proximo inventario encontrado en el archivo de Envidago de la escuela El Vallano es de 1991 elaborado por la directora Martha Lilia Perlaza, En este se hace un listado de las necesidades que fueron subsanados por la Secretaria de Obras Publicas de la Alcaldía de Envigado. Estas fueron: alambrado y estaconado para la parte delantera del local, y la terminación del baldosado y la engergía electrica, quedó faltando pintura en general para toda la escuela. Con respecto a la dotación, ya contaba con biblioteca, una manguera larga, 5 vasos, 5 aros, 1 balón de futbol, 15 sillas para las reuniones con los padres de familia.[15]

En el año 2002, seguía en su cargo como direcrora Marha Lilia Perlaza, ella ese año tenía la presencia de 33 alumnos, 17 hombres y 16 mujeres, ubicados en 25 pupitres unipersonales con su propia silla 2 pupitres multipersonales con silla, 4 pupitres bipersonales y 2 mesas y dos mesas de madera, y elementos didacticos y herramientas. [16]

En la presente investigación no se pudo establecer la fecha exacta del cierre de la escuela, al parecer este cierre se produjo en la primera década del siglo XXI y todos los elementos de la escuela fueron trasladados a la escuela de la Morena.[17]

Salvaguarda de la escuela

Es de atención especial, reconocer los esfuerzos de la Corporación Girasol de Envigado por salvaguardar y dar continuidad a la escuela de El Vallano en los años de 1998, 1999 y siguientes. En cabeza de Angel Domingo Valderrama, William Giraldo C., Diana Vallejo, Sandra Milena Fernández O., Lucelly Castañeda O., Bernardo Torres, Consuelo Betancur C., y Margarita Ma. Montoya, directivos de la Corporación Girasol, se hizo la defensa para conservar la escuelita ante la amenaza de su cierre y venta para hacer allí un desarrollo inmobiliario por parte de una urbanizadora privada.[18]

Estos directivos, enviaron comunicaciones a diferentes estamentos nacionales, departamentales y locales, así como a los diferentes medios de comunicación, para llamar la atención sobre el desproposcito de la venta de este bien imbueble al que ya consideraban patrimonial e histórico, para favorecer intereses privados, a costa también de un daño ambiental, al no tenerse claro el manejo de aguas y trazos de vías. Fue así que sus llamados tuvieron eco en el Concejo de Envigado y la obra urbanistica no se llevó a cabo y lograron que la escuela se salvara en lo juridico, logrando finalmente ubicarla en el POT de Envigado como un bien de interes patrimonial. [19]

En el año de 2011, la escuela fue motivo de un despliegue periodistico ante la posible amenaza de colapso del terreno, cuando la finca La Pava aledaña a la escuela tuvo un deslizamiento y perdió parte del su extensión, pasó de 26 a 16 hectareas, ante este hecho la alcaldía emprendió obras de mitigación y drenaje en la zona, que redujeron considerablemente este riesgo.[20]

En la actualidad la escuela de La Vallano esta siendo habitada por la familia de Amanda Gómez de Gutiérrez y Mario de Jesús Gutiérrez, quienes ocupan la propiedad desde hace unos 30 años aproximadamente, cuando doña amanda fue contratada por el municipio para hacer los almuerzos de los estudiantes de la escuelita desde 1991 hasta 1998.[21] Una vez cerrada la escuela siguieron vivendo allí hasta la actualidad en posesión del bien. Ellos atienden el cuidado de la casa y las preguntas de los visitantes en las caminatas que realiza la municipalidad de Envigado. Entre sus recuerdos resaltan los nombres de las profesosas Gabriela Santa, Martha Lilia Perlaza, Luz Estela Tamayo, y otra de nombre Blanca de quien no recuerdan su apellido, tampoco recuerdan con claridad las fechas consernientes a la escuela y a su ocupación del predio.

[1] Antonio Osorio Isaza, Memoria de Educación 1947, Medellín: Imprenta Departamental. 1947, p 8.

[2] Antonio Osorio Isaza, Memoria de Educación 1947, Medellín: Imprenta Departamental. 1947, p 9.

[3] Antonio Osorio Isaza, Memoria de Educación 1947, Medellín: Imprenta Departamental. 1947, p 8

[4] Antonio Osorio Isaza, Memoria de Educación 1947, Medellín: Imprenta Departamental. 1947, p 11

[5] Archivo Histórico de Antioquia, Fondo Notarial, Notaría Tercera de Medellín, escritura 211 de 22 de enero de 1947.

[6] Archivo Histórico de Antioquia, Fondo Notarial, Notaría Tercera de Medellín, escritura 211 de 22 de enero de 1947.

[7] Archivo Histórico de Antioquia, Fondo Notarial, Notaría Tercera de Medellín, escritura 211 de 22 de enero de 1947.

[8] Antonio Osorio Isaza, Memoria de Educación 1947, Medellín: Imprenta Departamental. 1947, p. 247

[9] Antonio Osorio Isaza, Memoria de Educación 1947, Medellín: Imprenta Departamental. 1947, p. 250

[10] Entrevista a Luis Fernando Rodas, Envigado, 28 de octubre de 2019.

[11] Archivo Histórico de Antioquia, Secretaría de Educación, Gobernación de Antioquia, Decreto No. 387 de 13 de agosto de 1947, Envigado.

[12] Archivo Histórico de Antioquia, Secretaría de Educación, Gobernación de Antioquia, Decreto No. 428 de 4 de septiembre de 1947, artículo 16.

[13] Archivo Histórico de Antioquia, Secretaría de Educación, Gobernación de Antioquia, Decreto No. 35 de 19 de enero de 1948.Artículo 1. Envigado

[14] Archivo Central de Envigado, P 6, caja 423, 212, Libro 1 de varios 1964-1967, folio 204

[15] Archivo Central de Envigado. Secretaría de Educación y Cultura, sección operativa y circular, Escuela El Vallano 92/94 edu 13/ 273

[16] Archivo Central de Envigado. Secretaría de Educación y Cultura, Escuela el Vallano carpeta 25/26

[17] Entrevista a Amanda Gómez de Gutiérrez, Mario de Jesús Gutiérrez, ocupantes actuales de la escuela el Vallano, Envigado, 28 de octubre de 2019.

[18] Documentos Corporación Girasol de Envigado

[19] Documentos Corporación Girasol de Envigado

[20] El Mundo, Medellín, “Miedo en Envigado por finca que se desmorona. 12 de Julio de 2011.

[21] Archivo Central de Envigado, Juridica, contratos con Amanda Gómez de Gutiérrez, 1991,1994,1997,1998

Total Page Visits: 12 - Today Page Visits: 1