Tienda y Bar el farolito

Fue fundada por el señor Eulogio Loaiza en 1959, ubicada en el costado izquierdo de la vía en la Loma del Escobero (Calle 36D sur #23-88). “siempre fue maestro de albañilería, construyó varias casas, algunas piscinas y prácticamente todo lo que se ocurría de construcción en estas lomas, el lo hacía. Este hombre con su esposa tuvo dieciséis hijos y tal vez buscando otro ingreso para la familia montó una pequeña tienda mixta; le fue tan bien que tuvo que hacerle una ramada y luego construirla en forma”. (Burgos H., Alberto Cafés, Bares y Música en Envigado, pág.200)

El lugar se convirtió en un centro de diversión, baile y parranda, con conjuntos de tiples y guitarras, además de lugar de paseo para la gente de Envigado y de Medellín. Se escuchaba música “vieja”: de Briceño y Áñez, Juan Arvizu, Valente y Cáceres, Lydia Mendoza, las hermanas Padilla, Pepe Aguirre, Agustín Magaldi, Carlos Gardel, entre otros.

En diciembre, el Farolito se convertía en una fiesta, con música parrandera con melodías de Guillermo Buitrago, Luis Carlos Jaramillo, José A. Bedoya, Gildardo Montoya, los trovadores del Recuerdo y Leonel Ospina.
Cerca de 20 casas conforman El Farolito, comunidad ubicada a un costado de la calzada que atraviesa la vereda El Escobero, en Envigado. Las primeras viviendas que fueron construidas han sufrido fuertes remodelaciones a través de los años.
En 1981, muere Eulogio y su hijo, Orlando Loaiza Vélez, continuó con la administración del lugar, que cuenta con 18 mesas y la gente que asiste es muy variada. Aunque los ritmos nuevos del Vallenato y el merengue dominicano, a igual que la Salsa de Puerto Rico, también se imponen. En el momento ( julio 2017), el Farolito se encuentra en declive, porque las personas prefieren otros sitios como San Felipe Bar, existe poco espacio para parquear y sus transeúntes pasan de largo buscando el oriente, polo de desarrollo e inversión.

El Farolito es también un pequeño poblado que fue creado hace más de sesenta años y está ubicado a un costado de la vía El Escobero. Hace parte de la zona 10 de dicho municipio. En sus inicios fue un sector netamente rural, ocupado por campesinos, fincas, cultivos, árboles frutales y animales de granja, poco a poco se ha ido opacando por el brazo de la modernización, ese que se refleja en la rápida construcción de urbanizaciones y vías en el sector.

Así mismo, la instalación de algunos locales comerciales y de esparcimiento como estaderos y bares, han hecho que los habitantes tradicionales no quieran salir de sus casas y permanezcan aislados. Hoy se considera según el POT de 2011, un centro de poblado rural, con una población de más de 300 habitantes. En cuanto al estrato de las viviendas, hay que decir que estos van desde el 2 y 3 en El Farolito y 5 y 6 en las nuevas viviendas, locales y fincas de recreo.
Pese a todo, las familias que aún habitan El Farolito reconocen que gracias a la Junta de Acción Local, creada en el año 1982 con el objetivo de velar por la prestación de los servicios básicos en El Escobero, tienen un hogar. “Anteriormente uno veía muchos cultivos, mangas y se respiraba mayor tranquilidad. Ahora que miramos al horizonte tan solo vemos ladrillos y cemento, Dios quiera que la JAC nos siga protegiendo y no nos deje sacar por algún constructor”, comentó Ricardo Montoya, quien vive allí desde hace 58 años.

Total Page Visits: 12 - Today Page Visits: 1