Nuevo golpe al cuestionado exgeneral de la policía Luis Eduardo Martínez

Las investigaciones desde EE.UU. que le frustraron su ascenso, lo siguen salpicando: Wilton Hernández, un hombre de su confianza, fue incluido en la lista Clinton

Por:  Febrero 26, 2018

Nuevo golpe al cuestionado exgeneral de la policía Luis Eduardo Martínez

El departamento del tesoro de Estados Unidos divulgó ayer los nombres de algunos integrantes y colaboradores de la llamada Oficina de Envigado, articulados al capo Javier García Rojas alias “Maracuyá”. Entre los nombres se destaca el de Wilton Cesar Hernández quien aparece en la columna derecha del organigrama criminal junto a la abogada y hermana de “Maracuyá” Ruth García Rojas, bajo la anotación “actuando para o en nombre de Piedrahita Ceballos”. Piedrahita está preso desde septiembre del año pasado y está pedido en extradición por el gobierno norteamericano que asegura que sería la mano derecha de “Marucuyá”.

Lo que revela la actualización de la lista Clinton que acaba de ser dada a conocer por el gobierno Trump, además de nuevos nombres de capos, es el nombre del agente del CTI de la Fiscalía y hombre de confianza del General (r ) Luis Eduardo Martínez: Wilton habría recibido entrenamiento del mismísimo FBI durante su servicio como agente colombiano; y fue contratado por el General Martínez cuando el oficial se vio envuelto en denuncias de vínculos con, justamente, la Oficina de Envigado. Los testimonios acerca de la presunta relación de Martínez con la mafia venían de narcos presos y colaboradores de la justicia en Estados Unidos.

En 2016, ese país habría enviado informes confidenciales al Presidente  Santos que detallarían cómo el General de la Policía Luis Eduardo Martínez habría colaborado con la Oficina durante su periodo de comandante de policía de Medellín ofreciendo información que les favorecía para sus actividades criminales. Esto suscitó un fuerte debate en el Congreso colombiano y la ardua  defensa de la bancada del partido Centro Democrático en cabeza del ex Presidente Álvaro Uribe, pero que al final resulto inútil: no solo se frustó su ascenso en el camino de ser nombrado Director General de la policía sino que le fue su pedida su baja. La instrucción llegó del Palacio de Nariño porque el  Ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, al menos en el escenario público del congreso se mostró en favor del general Martinez. Aunque no se le pudo probar judicialmente nada, fue llamado a calificar servicios en febrero de 2016 después de 34 años al mando también de la comandancia de Medellín, Antioquia y Bogotá.  Al  final del mismo año le fue retirada la visa de entrada a los Estados Unidos.
 De acuerdo con el Tesoro norteamericano, ese gobierno “está apuntando contra ciudadanos colombianos bajo la Ley Kingpin  por sus intentos de socavar las investigaciones conjuntas entre Estados Unidos y Colombia sobre las actividades criminales de La Oficina y Jose Bayron Piedrahita Ceballos”, según aseguró ayer Sigal Mandelker, Subsecretario del Tesoro para Terrorismo y Finanzas Inteligencia. Uno de esos ciudadanos, que hoy los medios están dando por apenas un empresario, fue la mano derecha de Martínez y funcionario del CTI bastante reconocido en Medellín porque, además de investigador judicial, solía filtrar información sobre el negocio a la prensa.

Cuando todo se vino en contra de Martínez, para intentar ganar la pelea, el General sacó un haz bajo la manga y fue precisamente el nuevo hombre que acaba de parecer en la lista Clinton. Contrató al investigador Wilton Hernández para producir un informe que expuso en su defensa en el Congreso en el cual desestimaba las pruebas enviadas al Palacio de Nariño desde Estados Unidos.

Según acaba de divulgar  El Tesoro, Wilton sería el representante legal de la empresa Euromecánica con sede en Medellín que, junto a  Inversiones Pinzón, Agroconstrucciones La Palmera y Agricultura Global, estarían implicadas en las actividades criminales de “Maracuyá” y su red.

“Intentamos interrumpir el tráfico de narcóticos y las actividades ilícitas de grupos del crimen organizado como La Oficina, y trabajamos estrechamente con nuestros socios en la DEA, el FBI y el Servicio de Aduanas y Control de Fronteras de los Estados Unidos para desmantelar sus redes corruptas”, explicó Mandelker desde Washington al divulgar los nombres de los colombianos que hasta ahora no trascienden en medios más allá de posibles “testaferros”.

Pero Wilton César Hernández, además de propietario de una empresa para lavado de activos, se desempeñó como funcionario público de la Fiscalía en Medellín como lo relata el diario El Universal en el año 2016, “el investigador privado Wilton César Hernández, exmiembro del CTI de la Fiscalía y capacitado por agencias extranjeras como el FBI, fue contactado por Martínez para hacer un informe pericial sobre el anónimo que llegó a manos del Presidente (…) El investigador comparó la carta con documentos legales y observó inconsistencias en la supuesta prueba”.

El informe de Hernández y las explicaciones del ex General Martínez fueron tan poco creíbles que hoy día el ex policía está fuera de la institución. Poco tiempo después el general retirado fue nombrado por el alcalde Andres Julian Rendon del municipio de Rionegro , quien es del Centro Democrático, cuya bancada con el senador Álvaro Uribe a la cabeza, lo defendió arduamente en el congreso,  gerente de la Empresa de seguridad del municipio. El área conocida como Llano Grande donde el ex Presidente Uribe tiene su casa-finca depende administrativamente de Rionegro.

Se trata de una extensa zona,  vecina de Medellin con tierras muy valiosas donde siguen teniendo presencia grupos de narotraficantes en negocios de tierras y construcciones como es el caso del proyecto  “Meritage” un millonario complejo urbanístico que se encuentra frenado debido a un litigio entre dos familias narcos que se pelean los terrenos ubicados en Llano Grande, y que se presume ha sido utilizado para lavar millonarias sumas de dinero.

Según el gobierno de Trump, “un empleado de Piedrahita Ceballos llamado Wilton Cesar Hernández Durango, es un ex agente de la ley colombiano que trabaja en coordinación con Javier y Ruth Garcia Rojas para obstaculizar los esfuerzos colombianos para investigar Piedrahita Ceballos”, de acuerdo con las revelaciones del pasado 14 de febrero y que implicaron, además, el congelamiento de bienes por 1 billón de pesos colombianos (unos 400 milllones de dólares) que tenía el capo en Cartagena.

En la web, Wilton Cesar también aparece como propietario de peluquerías que, además de servicios estéticos, se dedicaban a “giros internacionales”. Los extraños negocios y el verdadero papel del ex investigador del CTI y amigo de Martínez será aclarado por la justicia en los próximos meses o años. Mientras tanto, para Estados Unidos se trata de un “cómplice” de “variedad de actividades ilícitas que incluyen lavado de dinero, extorsión y asesinato por contrato”. La investigación empieza a despejar nuevos vinculos del narcotraficante Jose Byron Piedrahita detenido en su finca en Córdoba, después de 20 años de traficar y lavar millonarias sumas de dinero a través de empresas de fachada legales.

El señalamiento y los descubrimiento alrededor del nombre de Wilton Hernández aportados en la última actualización de la Lista Clinton entregada por el Departamento del tesoro del gobierno de Estados Unidos pueden tener efectos sobre el general retirado quien creia haber encontrado una vida tranquila en Rionegro, rodeado por personas que no han disimulado su aprecio y reconocimiento por duros golpes que dio principalmente contra la guerrilla de las Farc en el gobierno de Alvaro Uribe, el primero en salir a defenderlo en el Congreso.

*Con informacion tomada de Katalina Vásquez Guzmán, Pagina 12