martín hoyos gallo

Por: J. Jairo Hoyos Ochoa, Periodista, hijo del Personaje.
El Primer maestro de Don Martín Hoyos fue don Heráclio Ramírez, Padre de Monseñor Damián Ramírez Gómez. Ingresó al Colegio San Luis Gonzaga, el cual lleva hoy el nombre de IDEM Pbro. Luis Rodolfo Gómez, allí estudió hasta 1939. Era un estudiante inquieto por los
asuntos culturales y periodísticos y dirigió su propio periódico semanal en manuscrito, el cual se leía en las reuniones del Centro Cultural del centro educativo.

Fue miembro de la Sociedad de Mejoras Públicas de El Santuario, su patria chica, entre 1938 y 1941. El 12 de octubre de 1951 contrajo matrimonio con Ofelia Ochoa Vélez, de cuya unión conyugal hay 6 hijos.  Siempre estuvo colaborando en materia periodística con la Revista EL SANTUARIANO y para PERFILES HISTORICOS, Revista del Centro de Historia de El Santuario. Desde 1954 se vinculó a la Sociedad de San Vicente de Paúl, a  pertenecer a la Conferencia Vicentina de “Nuestra Señora del Carmen” de Manrique. Un año  más tarde sería nombrado Secretario de la misma hasta 1960. En 1977 por decisión del Padre Damián Ramírez Gómez, Presidente de la Colonia Santuariana en Medellín,  fue vinculado a ésta benemérita entidad como Secretario, cargo desempeñado hasta mediados del 2004. Posteriormente, al radicarse en Envigado, se vinculó a la Sede Vicentina de éste Municipio, institución a la cual prestó sus servicios como Secretario General desde 1986 hasta el 2004. Luego fue vice-presidente
primero de la Conferencia Vicentina San Marcos.

Para despedir a MARTIN HOYOS GALLO se necesitan muchas frases referidas a lugares comunes que usa la oratoria. Se requieren muchísimas metáforas que alcancen a ayudarnos a entender lo que significó su paso por éste mundo. Pero mal haríamos en dejar silencios a esta hora. MARTIN HOYOS deja una gran huella como resultado de su existencia, empezando por la herencia moral y ética que nos deja a su esposa Ofelia y a sus 6
hijos, a sus coterráneos de El Santuario, a los Miembros del Centro de Historia de Envigado, en el cual por 20 años fue su Fiscal y Miembro de la Junta Directiva, a todos los que hacen parte de la longeva Sociedad de San Vicente de Paúl. Lo despedimos con gratitud con Dios y con su larga
vida llena de enseñanzas. Nos enseñó a ser honestos, éticos, responsables, cumplidos, organizados, solidarios y amorosos con él prójimo. Su mejor discurso fue: EL EJEMPLO.
Nació el 16 de octubre de 1919 en El Santuario, Antioquia. Murió el día 8, del mes 8 del año 2008 y había cumplido 88 años.  Su vida de servicio al prójimo la enseñó a su grupo familiar inmediato, y a todos los demás familiares que lo rodearon, con todos sus vecinos y amigos. Fue fácil
hacer tareas con él pues como gran lector y conocedor de la historia y la política siempre tenía sus aportes propios.

Fue Secretario General del Colegio San Marcos de Envigado, localidad en la cual residió la última mitad de su vida. Se entregó con gran pasión a la parroquia de San Marcos. También deja su sello, su nombre y su buen recuerdo en toda la comunidad envigadeña. Lo que hizo en sus 88 años de fructífera vida fue: SERVIR. Fue un gran escritor y todas las asociaciones mencionadas y muchas otras lo preferían para que fuera su Secretario o su Fiscal. Eso hablaba bien de él. Siempre estaba levantando un acta de algo o escribiendo su libro familiar con todos los datos y fechas importantes que iban sucediendo. Tranquilo en el andar y reflexivo al intervenir, no se dejaba amilanar por sus contendores, pues su prodigiosa memoria siempre lo sacaba adelante. Este fue Martín Hoyos Gallo un Santuariano un trabajador, alegre, gocetas y refranero como buen paisa. Su mente fue
brillante hasta el último instante. Su cuerpo, como todo lo material se fue desgastando hasta extinguirse. Lo extrañamos, pero sigue presente en la memoria de muchos que tuvimos el placer y orgullo de compartir su paso por ésta tierra.

Total Page Visits: 4 - Today Page Visits: 1