manuel uribe angel

Manuel María Uribe Ángel​ nació el 4 de septiembre de 1822, en La Magnolia, una finca de sus padres José María Uribe Arango y María Josefa Ángel Uribe, ​ ambos descendientes de notable y educada familia del municipio de Envigado, en lo que era entonces la Provincia de Antioquia, ahora el departamento de Antioquia. La casa hacía parte de la finca la cual posteriormente fue urbanizada en el barrio del mismo nombre, desapareciendo en consecuencia la casa en 1953. Antes de su destrucción, el Centro de Historia de Envigado había puesto una placa en su corredor principal, que decía textualmente: “Aquí nació el doctor Manuel Uribe Ángel, 1822, septiembre 4”.

Como era costumbre en aquellos tiempos, fue bautizado al día siguiente en la iglesia parroquial de Santa Gertrudis en Envigado por Felipe de Restrepo, y 8 años más tarde, el 5 de agosto de 1830, fue confirmado en la fe católica por el primero Obispo de Antioquia Mariano Garnica y Dorjuela, quien se hallaba de visita pastoral.

Por línea recta paterna descendía el doctor Manuel, del español Don Martín de Uribe Echavarría y Ugarte, oriundo de la Villa de Leniz de Santa Eulalia, de la provincia vascongada de Guipúzcoa. El genealogista Gabriel Arango Mejía, que don Martín vino a América en 1685 con sus hermanos Juan y Vicente, el primero se radicó en El Socorro (Departamento de Santander) y el segundo, en el archipielago de Chiloé, en Chile.

don Martín en la Villa de la Candelaria de Medellín, donde el 15 de octubre del mismo año en que llegó, se unió en matrimonio con Doña Ana López de Restrepo y Guerra Peláez, hija de Don Marcos, primo del alférez Don Alonso, miembros de la élite minera y terrateniente de la provincia de Antioquia.

En cuanto al apellido Angel, el tronco familiar desciende del escribano español Don Félix Ángel del Prado, licenciado en derecho y abogado de la Real Audiencia, oriundo de las islas Canarias. Don Félix se casó con doña Catalina González de Amador y fue designado escribano público en Santa Fe de Antioquia, cargo que desempeñó hasta su muerte en 1686.  El segundo abuelo materno del doctor Manuel,  fue Don Luis Angel del Prado, uno de los primeros colonizadores o pobladores del territorio envigadeño.

Entre los consanguíneos más próximos del Dr. Manuel, figuran los hermanos Miguel, Pedro y José María Uribe Restrepo,primos segundos suyos. El primero fue médico, prócer y gran orador durante la Gran Colombia; y el segundo, gobernador de Antioquia en 1841.

Educación

Como cuenta el mismo Uribe Ángel, su hermano mayor Wenceslao le enseño a leer y escribir, utilizando punteros de cañabrava sobre hojas de plátano. Prosiguió en la escuela regentada por Alejo Escobar Correa, quien en los comienzos del poblado de Sonsón, fundó una escuela nocturna. El y su hermano José María fueron los maestros de la primera escuela oficial que se estableció en Envigado. Don Alejo Escobar, luego de quedar viudo, decidió ordenarse sacerdote y por tanto, ejerció como tal, en Envigado entre septiembre de 1840 y noviembre de 1842.

En su libro “La Medicina en Antioquia”, el doctor Manuel refiere la forma como inició su vocación por la medicina, sirviendo de secretario al médico empírico y autodidacta  José Nicolás de Villa y Tirado, quien residía en el paraje “Guayabal” (Barrio o zona actual de Medellín) en el camino que conducía de Envigado a Itagui.

A los 12 años fue un encuentro que cambio su vida.  Un día en busca de una receta para un hermano menor enfermo, al apreciar su habilidad de escritura y memoria para copiar las recetas lo eligió como su secretario.“¿sabes escribir pilluelo? a la contestación afirmativa me hizo sentar y escribir bajo su dictado, veloz como una locomotora de ferrocarril…” Después de varios meses de escritura de preparados, el joven Manuel aprendió por sí mismo y de memoria las recetas.

Es así como José Nicolas insta al padre de Manuel, don Jose María para que lo envie a la capital y  prosiga sus estudios. En Bogotá por apoyo económico de su tío paterno, Pedro Uribe Arango, rico comerciante, establecido tiempo atras, el jóven Manuel a la edad de 14 años,  se instala en la capital, donde comenzó sus estudios el 18 de octubre de 1836 en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, donde fue alumno con su hermano Wenceslao. Después de graduarse de estudios secundarios en el Rosario, continuó la carrera de medicina en el propio claustro del Rosario, y el diploma le fue emitido por la Universidad Central de la República, la cual le otorgó el título de médico cirujano, el 9 de diciembre de 1846.

Después de graduarse, se trasladó por un tiempo corto de nuevo a Antioquía, pero pronto comenzó a viajar, viviendo en Quito (Ecuador) donde recibió un doctorado honoris causa en Medicina por la Universidad Central del Ecuador, de allí pasó al Perú, los Estados Unidos, y finalmente a París (Francia), donde vivió durante dos años especializándose su formación médica. A su regreso a Antioquia se casó con Magdalena Urreta Saldarriaga en 1854, y permaneció en el país por un buen tiempo practicando la medicina, siendo en ese momento un hombre famoso en su campo.

Manuel Uribe Ángel desarrolló una fama reconocida no sólo como médico, sino como un hombre sociable, intelectual y versátil. En 1871, después de la creación del Departamento de Medicina de la Universidad de Antioquia, se incorporó a la institución como profesor de medicina, francés, anatomía humana, física, residentes, entre otros.7​ Fue miembro fundador, primer y tercer presidente de la Academia de Medicina de Medellín,​ y durante el primer Congreso Nacional de Medicina de Colombia fue designado presidente honorario de la congregación. Igualmente perteneció a la Academia Colombiana de la Lengua (española), y de la Academia Colombiana de Historia, y el 2 de diciembre de 1903 fue nombrado primer presidente de la Academia de Historia de Antioquia.

No obstante, jamás abandonó sus otros intereses científicos especialmente los referentes a la geografía, en los cuales invirtió mucha parte de su tiempo. Por igual le apasionaba la historia y sobre ella dejó un legado de investigaciones y escritos que levantó mucha tinta entre los intelectuales de su tiempo. Su interés por estos temas le permitió escribir y publicar en Francia el Compendio de historia y geografía de Antioquia (1885), libro que se convirtió en un referente historiográfico para sus herederos intelectuales en la Academia Antioqueña de Historia.

Su educación comenzó en su ciudad natal y primero impartido por Alejo Escobar, y durante su juventud trabajó como secretario del médico Nicolás de Villa Tirado; la falta de una educación adecuada en Antioquia obligó a Uribe a salir a la capital del país, Bogotá, donde comenzó sus estudios el 18 de octubre de 1836 en el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, donde fue alumno de su hermano Wenceslao y de su tío Pedro Uribe Arango, que eran profesores de la institución. Después de graduarse del Rosario, se trasladó a estudiar medicina en la Universidad Central de la República, donde se graduó el 9 de diciembre de 1844 como Doctor en Medicina y Cirugía.

Después de graduarse, se trasladó por un tiempo corto de nuevo a Antioquía, pero pronto comenzó a viajar, viviendo en Quito (Ecuador) donde recibió un doctorado honoris causa en Medicina por la Universidad Central del Ecuador, de allí pasó al Perú, los Estados Unidos, y finalmente a París (Francia), donde vivió durante dos años especializándose su formación médica. A su regreso a Antioquia se casó con Magdalena Urreta Saldarriaga en 1854, y permaneció en el país por un buen tiempo practicando la medicina, siendo en ese momento un hombre famoso en su campo.​

El doctor Manuel nació en una casa situada en la carretera (hoy carrera 43A, o avenida del poblado), que comunica Envigado con Medellín.

Viajes (1846-1854)

Viviendo en Quito (Ecuador) recibió el doctorado honoris causa en Medicina por la Universidad Central del Ecuador, de allí pasó al Perú, los Estados Unidos, y finalmente a París (Francia), donde vivió durante dos años especializándose su formación médica.​

A su regreso a Antioquia se casó con Magdalena Urreta Saldarriaga en 1854, y permaneció en el país por un buen tiempo practicando la medicina, siendo en ese momento un hombre famoso en su campo.

Manuel Uribe Ángel desarrolló una fama reconocida no sólo como médico, sino como un hombre sociable, intelectual y versátil, investigador de la historia, la geografía, la naturaleza y la formación geológica.

Hombre de la Academia.

En Medellín, el doctor Manuel vivió en una casa de tres pisos, de estilo arquitectónico inglés, con buhardilla, de tres niveles, ubicada en el cruce de la calle Calibío (cra. 50A) y la carrera Palacé (Cra. 50), en el número 50-11. En el primer nivel instaló una botica en asocio con otros médicos y en el segundo y tercer nivel, fue su residencia.

Manuel Uribe Ángel desarrolló una fama reconocida no sólo como médico, sino como un hombre sociable, intelectual y versátil. En 1871, después de la creación del Departamento de Medicina de la Universidad de Antioquia, se incorporó a la institución como profesor especialmente en la catedra de anatomía.​

Fue además miembro fundador, primer y tercer presidente de la Academia de Medicina de Medellín,​ y durante el primer Congreso Nacional de Medicina de Colombia fue designado presidente honorario de la congregación. Igualmente perteneció a la Academia Colombiana de la Lengua (española), y de la Academia Colombiana de Historia, y el 2 de diciembre de 1903 fue nombrado primer presidente de la Academia de Historia de Antioquia.​

No obstante, jamás abandonó sus otros intereses científicos especialmente los referentes a la geografía, en los cuales invirtió mucha parte de su tiempo. Por igual le apasionaba la historia y sobre ella dejó un legado de investigaciones y escritos que levantó mucha tinta entre los intelectuales de su tiempo. Su interés por estos temas le permitió escribir y publicar en Francia el Compendio de historia y geografía de Antioquia (1885), libro que se convirtió en un referente historiográfico para sus herederos intelectuales en la Academia Antioqueña de Historia.

Su visión médica

Frente al tratamiento de las enfermedades Uribe Ángel pertenecía a la corriente de médicos que creían en la doctrina aerista y neohipocrática de los aires, las influencias y los miasmas, tan de moda en Francia y en Europa desde finales del siglo XVII.

Para esta doctrina, las causas de las enfermedades son agentes físicos inherentes a las regiones o dependen de ”alguna influencia especial atmosférica”, ya sea permanente o pasajera.

La terapéutica que propone Uribe Ángel, inspirada en esta teoría médica, tiene por objeto restaurar equilibrios, entre calor y frío, humedad y sequedad, quebrados por las fiebres o por la abundancia o carencia de líquidos.  Hace énfasis en la geografía de la enfermedad, propuso pro ejemplo reformar el calendario escolar de acuerdo con la higiene propia del valle de Aburrá con los meses de junio y julio los “mas propios para pasar en ellos temporadas higiénicas de campo”.

Su visión de la medicina fue determinante pues fue asesor a los gobiernos de Medellín y Antioquia sobre manejo de epidemias de la tos ferina y el sarampión, el contagio de la lepra, manejo de la higiene de las aguas.

Segundo viaje al extranjero

En 1875 viajó de nuevo a los Estados Unidos, esta vez no sólo como un simple turista sino como representante de su gobierno frente al de los Estados Unidos para la ocasión del centenario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra en Nueva York.​ En esa ocasión, según recuerda el historiador Roberto Luis Jaramillo fue tildado de ”Sabio Uribe Ángel”; según dice en una de sus cartas, una noche en que la colonia española  celebraba una fiesta literaria en conmemoración de la muerte de Cervantes, leyó un discurso y este fue tan bien recibido  que le mereció precisamente el sobrenombre de sabio (Anotación en la edición crítica al libro Geografía General del Estado de Antioquia en Colombia, de Manuel Uribe Ángel. Medellín, ediciones Autores Antioqueños, volumen 11, 1985).

Participación en la efemerides del Bicentenario de Medellín (24 de noviembre de 1875)

Fue miembro principal de la Comisión General organizadora, junto a los concejales de la época. Desde el día 23, la ciudad se adornó e iluminó. En la catedral de la candelaria se realizó una especial eucaristía, con las autoridades civiles y religiosas, como el obispo Valerio Antonio Jiménez, el presidente del Estado Recaredo de Villa, sus secretarios de despacho y los empleados municipales “debidamente uniformados”,en medio de adornos alusivos como las banderas de Colombia y España, el escudo de Medellín, colgaduras de colores azul y dorado con los nombres de los personajes que se quería recordar: Jorge Robledo, Alonso y Marcos López de Restrepo, etc. Luego siguieron fuegos artificiales en la plaza mayor (hoy parque de Berrío), la cual estaba colmada de gente que se extendía hasta las calles adyacentes. El 24 se despertó la ciudad con las acostumbradas salvas de artillería y la concurrencia de las mismas personas de la víspera, y poco después tuvo la solemne misa Pontificial. A las 11 de la mañana se puso en movimiento una gran procesión cívica, con carros alegóricos con la representación de las profesiones, los gremios y las escuelas. Al regreso a la plaza mayor ocupó la tribuna el Dr. Manuel con un discurso que lleno de erudición y patriotismo, arrancó varios aplausos (Francisco Duque Betancur Historia del Departametno de Antioquia, 1967, Imprenta Departamental, p.816).

Alejandro Barrientos, presidente del consejo, invitó a las agremiaciones que habían tomado parte, a entregar sus respectivas banderas e insignias en una urna centenaria para que fueran conservadas hasta la época del centenario venidero (1975), junto con la descripción de la fiesta, los retratos de los principales funcionarios y algunos objetos simbólicos de entonces. Entre los organizadores principales figuró el doctor Manuel Uribe Ángel, el representante médico por excelencia, cuya fotografía fue guardada junto con la de otros hombres influyentes, con fotos de Medellín de la época. El fotógrafo oficial, según el sello distintivo, fue Pastor Restrepo. La fotografía muestra de frente a Uribe Ángel, con la mirada dirigida a la derecha, con el cabello y la barba blancos, saco cruzado de grandes solapas, camisa blanca de cuello duro y corbata negra de rayas blancas. Al pié de la foto figura la firma del maestro.

En esta ocasión, también viajó a México y las Antillas, y a su regreso al país, debido a los acontecimientos de la guerra civil colombiana de 1876, y las guerras similares ocurridas a partir de entonces, comenzó a aventurarse en el campo de la política como miembro del Partido Liberal Colombiano.

Su papel en 1877

Despues de la capitulaciones en Antioquia en la guerra civil de 1877 y la renuncia del presidente del Estado Silverio Arango Palacio a favor del general caucano Julian Trujillo, el 6 de abril. En Medellín, los liberales  y sectores populares amanezaron con turbar el orden el 9, sin embargo apagiguaron la situación el doctor Manuel y otros liberales distinguidos como Marcelino restrepo y Tomas Uribe Santamaría. Para el 11, Manuel había aceptado el mando de la jefatura civil como Presidente del Estado de Antioquia y recorrió las calles de la ciudad para imponer el orden en compañía del secretario de gobierno Baltazar Botero Uribe. En su primera alocución decía que se había encargado “a fin de ver si se podían evitar al país un número mayor de sufrimientos…que en nombre de Dios y de la Patria, reclamaba la eficaz ayuda de sus conciudadanos, a quienes aconsejaba la más esmerada prudencia y las más firma resolución para conservar el orden público”. En otra del 13 de abril invitaba al pueblo “a entrar sin demora en las tareas de la vida activa, al trabajo sosegado y perseverante” (Betancur, Ibid, p. 831). Su gobierno duró hasta el 31 de octubre, cuando asume la jefatura civil y militar Julián Trujillo Largacha. Uribe Angel queda como Prefecto civil y militar del Centro.

En la convención constituyente de Antioquia, 20 de agosto, Manuel fue presidente y dirigió los debates de la nueva constitución política para el Estado, expedida el 5 de octubre. La oposición conservadora no participó en la elección de los diputados y la convención decretó el destierro de la misma por diez años, especialmente de sus líderes principales: Recaredo de Villa, Silverio Arango, Mariano Ospina Rodríguez, Domingo Hincapie, Cosme Marulanda y Juan Pablo Gómez. Aunque posteriormente, el 15 de junio de 1878,  la Corte Suprema de Justicia suspendió el destierro.

En 1880, Uribe Ángel fue enviado al Estado Soberano de Panamá para representar Antioquia en la ceremonia de inauguración de las obras del canal de Panamá el 1 de enero. En 1882, como miembro del Partido Liberal, Uribe Ángel fue elegido senador de Colombia.

EN 1881, Alberto Urdaneta, editor del Periódico Ilustrado de Bogotá le pidió a Uribe Ángel un comentario al libro que pensaba editar. La respuesta del 16 de febrero, acompañada de un grabado de su figura fue la siguiente:

”Mi querido Alberto:

Para adorno del bello libro que con genio de eminente artista está usted formando, tiene necesidad de que: los poetas le den brillante versos: Ya los tiene; los pensadores lindos discursos: Ahí están; Los filósofos máximas profundas: También las tiene. Un médico podrá apenas darle consejos de salud. Yo intento dárselos, no para la suya, a Dios gracias, me parece lujosa y opulenta, sino para Colombia atacada de grandes enfermedades y amenazada por otras peores.

Recibe: caridad ampliamente practicada para evitar el consumismo que la invade, tolerancia para conseguir la paz, benevolencia para arreglar sus pasiones delirantes, unción contra la anarquía (remedio del Libertador), instrucción para procurarse hombres, educación para formar pueblo, trabajo para enriquecerse y… libertad racional para ser inmensamente grande.

Si no se aplican estos medicamentos, puede usted desde ahora vestir luto para asistir a sus funerales.

Su cordial amigo per vitam aeternam.

M. Uribe Ángel

Bogotá 16 de febrero de 1881.

Muerte

Manuel Uribe Ángel murió el 16 de junio de 1904 en Medellín a la edad de 81 años. Había estado ciego sus últimos siete años, y sólo le sobrevivió su viuda Magdalena, ya que nunca tuvieron hijos. Después de su muerte, su cuerpo fue enterrado en el cementerio de San Pedro.

La imagen de Uribe Ángel ilustró en muchas ocasiones las revistas de la época; su cabellera blanca se volvió un ideal de vejez, y su cosmopolitismo, ligado al respeto intelectual que obtuvo de sus contemporáneos, dio aliento a los escritores de la región para publicar un libro que lleva por título: Manuel Uribe Ángel y los literatos antioqueños de su época (1937).

Su memoria se mantiene viva como un hombre de sabiduría y de ciencia; el Congreso de Colombia aprobó una ley conmemorando su muerte y la asignación de una dotación especial para realizar dos pinturas al óleo en consagración su imagen, una para la viuda y la otra que se instaló en la Biblioteca de Zea. En su ciudad natal de Envigado hay tanto un hospital y un centro de enseñanza para la educación secundaria que lleva su nombre.

La Academia de Historia de Antioquia, honró su contribución mediante la creación de la medalla Orden del Centenario de Manuel Uribe Ángel, que otorga a las personas que contribuyen a la historia de Antioquia, su estudio o su conservación.

Total Page Visits: 33 - Today Page Visits: 1