Luciano Restrepo Escobar

Comerciante. Banquero. Político. Minero. Ganadero. Agricultor.

imagen posible de Luciano, sacado del boletín cultural y bibliográfico del banco de la República, No. 17 de 1988.

Nació en envigado el 12 de enero de 1812 y muere  en Medellín, en 1885.

“Pasó su infancia en Amagá, dedicado a la finca sus padres llama a La clara. fue discípulo en su juventud de Víctor Gómez representante de la primera escuela lancasteriana que hubo en Medellín. Estudio lengua Latina con José Ignacio Escobar. se matriculó en 1827 en el curso de filosofía que regentaba Timoteo Duarte, intelectual de la época, con quién estudió además aritmética, gramática y lógica. Representaba don Luciano el hombre de inquietudes intelectuales del siglo XIX.

Fue boticario durante un corto periodo de su vida con escaso caudal instala un pequeño almacén Medellín, en donde empieza a tener reputación de intelectual y hábil comerciante mercancía de Jamaica. No abandona sus actividades intelectuales y toma lecciones de derecho con Joaquín Emilio Gómez. en ambas ramas boticaria abogado aprendió bastante para aliviar numerosas dolencias y para la defensa de sus cuantiosos intereses en los litigios que la astucia la mala fe le han promovido.

Una característica prevalece e n la vida de don Luciano, y es su apego a las virtudes caste lla nas, atribu ida a la he rencia de su antepasado d on Alonso López de Restrepo, y que curiosa y co ntradic to riame nte se mezclaron con el ideal d e la ideología libe ral que se abre paso e n ese siglo. Viajó a Eu ropa co n el ánimo de reconocerse en el señorío y abolengo d e s us nt a~ados, sin que por esto pe rdie ra la curiosidad por las grandes transfo rmaciones ideológicas, tecno ló gicas y científicas que se impon ían en la Eu ropa de entonces” (Restrepo Yusti, Manuel. en Boletin Cultural y Bibliográfico, Vol. 25, No. 17, 1988).

En 1854, Luciano Restrepo y su hermano José Manuel constituye una compañía cuyo objeto era “hacer comercio de toda clase de mercancía nacional y extranjera”,  con capital de $84.750, aportado por los socios con rubros provenientes de acciones en la mina El  Zancudo A partir de 1873, la sociedad Restrepo y compañía comenzó a emitir billetes qué gozaban de gran aceptación por estar respaldados con la firma de Luciano Restrepo.

Don Fernando Restrepo Soto y los dos hermanos Restrepo Escobar, junto con don Coriolano Amador, millonario de la época, emprendieron parte del proceso de urbanización del sector de Guayaquil.  El gobierno del señor Recaredo Villa es derrotado y le correspondía Luciano asumir la presidencia del Estado (1880-1885)

Los antioqueños no podemos olvidar que don Luciano, como fundador y alma del Banco de Restrepos & Cía. y cofundador del Banco de Antioquia, fue uno de los padres de la Banca en nuestro departamento. Ni que, a través de su casa comercial y de la Sociedad Minera El Zancudo (la más grande empresa antioqueña del siglo XIX, de la cual fue el segundo mayor accionista) fue uno de los principales propulsores del comercio, la agricultura y la minería en la Antioquia de su tiempo. Ni que fue un determinante dinamizador de procesos tan significativos como el de la colonización del Occidente Antioqueño.

Además, fundó diversas instituciones cívicas de valía y fue uno de los más corajudos y pundonorosos adalides de la democracia en nuestra comarca. Como militar, defendió el orden constitucional en el decenio de 1830, y, como líder civil, fue diputado, en 1857; vicepresidente de la provincia de Antioquia, en 1862; tres veces secretario del Despacho (1862, 1877, 1878-79) y uno de los Constituyentes de Rionegro, en 1863.

La curia y la diligencia con que desempeñó estos altos cargos fueron motivo para que, años después, el presidente de la República Francisco Javier Zaldúa lo designara Ministro de Guerra. Sin embargo, en esa oportunidad, Rafael Núñez y su camarilla se atravesaron en el nombramiento e impidieron la posesión de don Luciano.

Finalmente, en 1881 don Luciano fue elegido Presidente del Estado Soberano de Antioquia, dignidad desde la cual realizó grandes obras en favor del transporte y de las comunicaciones, decretó la fundación de varios municipios, celebró con civismo las fiestas patrióticas, se esforzó por amainar el conflicto que había entre el gobierno liberal y la Iglesia, dirigió los destinos del Estado con suma austeridad y ecuanimidad y siempre actuó con extrema honradez.  Dato importante a la hora de evaluar su visión de la administración pública es que, a lo largo de sus tres años y medio en el poder, donó su sueldo de gobernante a obras de beneficencia.

Como presidente de Antioquia, fue uno de los principales protagonistas de la guerra de 1885, en la cual lucharon las tropas liberales antioqueñas, gobernadas por don Luciano, contra las cuadrillas conservadoras de Rafael Núñez.  Después de intensas batallas, los liberales fueron vencidos y don Luciano debió desistir. Tras la derrota, el presidente Restrepo fue retenido por el nuevo gobierno conservador, el cual, para liberarlo, le exigía el pago de un “comparto de guerra”, equivalente a una considerable parte de su fortuna. Hasta el último minuto, el dignísimo líder se negó a entregar un solo céntimo a los conservadores, y habría muerto en la cárcel de no ser porque, sin su consentimiento, sus hijos, al verlo gravemente enfermo, cancelaron la suma del rescate.  Falleció don Luciano, el 2 de julio de 1885, a las pocas semanas de entregar el poder.

Como escribiera el general Rafael Uribe Uribe: “La biografía de don Luciano Restrepo debería ser la historia del comercio de Antioquia”

Familia

Hijo de Javier de Restrepo Isaza (sobrino de José Felix de Restrepo), al parecer, importante comerciante, y de María Teresa Escobar Vélez. Fueron sus abuelos paternos: Don Vicente Restrepo y Catalina Vélez. Sus abuelos maternos: Don Ricardo Escobar y doña Teresa Vélez.

Estudió en el Colegio Mayor del Rosario, en Bogotá. Ejerció la profesión de farmacéutico hasta el año de 1831, cuando marchó a la Costa Atlántica, como teniente del batallón que comandaba el coronel Isidoro  Barrientos.

Retirado del servicio militar se dedicó al comercio con gran actividad en la ciudad de Medellín, logrando gracias a su habilidad para los negocios, amasar una gran fortuna, llegando a ser uno de los hombres más acaudalados de su tiempo. Por su actividad comercial se trasladó a Kingston, allí aprendió inglés y francés. Vivió un tiempo en Inglaterra, las Islas Canarias, Francia, España y Suiza, donde fue tratado de una tuberculosis. Cuando en su juventud volvió a Colombia, luego de recuperarse la tuberculosis en Suiza, se casó en Santa Marta, en el año de 1848,  con Josefa María Díaz-Granados Torres,  nacida en 1822.

Fue fundador en 1854, junto a su hermano José Manuel, de la importante casa “Restrepo y Cía.”; ésta, en principio, se dedicó al comercio de importaciones, y al manejo de propiedades rurales, sin embargo, con el tiempo se concentraría en el negocio bancario. Luciano integró a sus hijos a la firma. Luego integró a Alejandro Villa Latorre, esposo de su hija María Teresa.

Para 1907 hacían parte de la firma los nietos de Luciano: los Restrepo Restrepo, Villa Restrepo y Restrepo Wills. “Restrepo y Cía.” fue socia durante la primera etapa de la Sociedad del Zancudo, siendo los segundos mayores accionistas de la firma, entre los otros socios estaban José María Uribe Restrepo, Luis María Arango Trujillo, Leocadio María Arango Uribe, Agapito Uribe y Sinforiano Hernández; los Restrepos vendieron su participación a Juan Bautista Mainero en 1864.

De manera individual, o a través de la casa familiar, fue accionista de una empresa de vapores, del Banco de Antioquia y de la Compañía de Cerámica Antioqueña. Junto a Fernando Restrepo Soto y Coriolano Amador, emprendió parte del proceso de urbanización del sector de Guayaquil. En 1866 Luciano y José Manuel tomaron acciones de la empresa constructora del Telégrafo Eléctrico Colombiano; la casa “Davidson, Stiles y Woolsey” de Nueva York, el Estado colombiano y otros comerciantes importantes del país, también fueron accionistas. Importó ganado Holstein en 1884.

Carrera política.

Fue diputado a la Asamblea de la provincia en 1844, 1860 y 1863. Fue secretario del estado en 1877, durante la administración de Julián Trujillo. Presidente del estado de Antioquia entre el 1º de noviembre de 1881 y el 11 de marzo de 1885. Se menciona que durante su administración entró en conflicto, en 1884, con el presidente Rafael Núñez.

Fue amigo personal de Fernando Restrepo Soto, y con el tiempo algunos de sus hijos se casarían. Luciano, luego de morir, le dejó 48 créditos por cobrar a sus hijos, todos ellos sumaban un valor de $580.000. Cinco de estos créditos a cobrar eran a socios del Zancudo, a Carlos Amador y su mujer, a Juan D. Carrasquilla, a Dabeiba y Tadeo Hernández, a Mainero y a la Sociedad del Zancudo. Todo ello sumaba casi un tercio de la fortuna de Luciano.

Fuentes:

Restrepo Yusti, Manuel.  Comerciantes y banqueros: el origen de la industria antioqueña. En Boletín Cultural y Bibliográfico, Banco de la Republica, Vol. 25, No. 17, 1988.

Garces, Sacramento Monografía de Envigado. 1964. p.144.

Vélez, Sergio Esteba Bicentenario de un grande de Antioquia . 9 de Noviembre de 2011 Articulo Prensa El Mundo.

Mejía Cubillos, Javier.  Diccionario Biográfico y Genealógico, de la élite antioqueña y viejocaldense segunda mitad del siglo XIX y primera del siglo XX.

Campuzano Hoyos, Jairo (compilador) Fuentes documentales para la historia empresarial: siglo XIX en Antioquia. Universidad Eafit. 2006

Total Page Visits: 17 - Today Page Visits: 1