Los datos que no sabía sobre el parque La Heliodora

Años atrás la quebrada que da nombre al parque lineal La Heliodora no se llamaba así, sino La Silenciosa, porque era muy honda. Así lo recuerda Nora Elena Moreno, coordinadora de Parques de Envigado, quien cuenta que la denominación actual se la fueron dando los vecinos, debido a que el propietario de la parte alta se llamaba don Heliodoro.

Lo cierto es que hoy en día, gracias a una declaratoria de protección solicitada por la comunidad en 2008, este parque de 24 hectáreas “es un campo escuela” al que pueden acercarse los colegios y cualquier vecino, para aprender cómo se crea un bosque y para conocer sobre el manejo y cuidado de las quebradas. Todo, por medio de la práctica.

Hay talleres de compostaje, permacultura, siembra de orquídeas, presentaciones de poesía y música y recorridos guiados para entrar en contacto con la naturaleza. Lo mejor es que la entrada es gratuita y puede llegar fácilmente en bicicleta —porque también hay ciclorrutas—, caminando o en los buses que van para Gualandayes.

Para Nora Moreno el parque La Heliodora es como un sueño, por eso espera que más vecinos puedan conocerlo y disfrutar la programación. Con ella recorrimos los senderos principales, conocimos sus proyectos, novedades y datos curiosos. Aquí le contamos un poco.

Con ladrillo inteligente construirán bodega de música

El ingeniero ambiental Adolfo García (foto) adelanta la construcción de una caseta para guardar los instrumentos de la escuela de música. Lo hace por medio de un ladrillo inteligente, con el que ganó el tercer puesto del Premio al Inventor Colombiano. Explicó que se trata de una botella de plástico tipo lego que “tiene propiedades termoacústicas y sismorresistentes”, que puede ensamblarse por todos sus lados con botellas del mismo tipo. En esos recipientes García empaca unas bebidas de aloe vera y ganoderma que comercializa, pero su propósito es también vender la idea a industrias grandes de gaseosas para que los clientes se motiven a no botar las botellas a la basura, sino que las guarden para construir con ellas. En la bodega que construyen en La Heliodora utilizarán 6000 botellas para 20 metros cuadrados de espacio. El primer proyecto de este tipo se desarrolló en La Guajira y fue de 40 metros cuadrados con 2 habitaciones, baño, cocina y comedor. Planea construir la próxima en una comuna de Medellín. “Estamos logrando un porcentaje de más de 90 % ecológico, la placa metálica que da forma al muro es lo único que no lo es. El piso será de madera plástica reciclada, las paredes en este concepto y las tejas, en tetra pack”, indicó el ingeniero.

2

En el orquideorama florece una especie endémica

En la primera semana de la Navidad de 2018 se exhibieron orquídeas en el parque lineal. La muestra contó hasta con 200 ejemplares de la flor nacional. Actualmente en el orquideorama de La Heliodora se encuentran las bromelias y orquídeas que resultaron del primer taller de siembra. “Queremos que este espacio sea productor sobre todo de la restepia (foto) —o zancudo, llamada así en homenaje al político e historiador envigadeño José Manuel Restrepo Vélez—, que es una orquídea propia de Envigado“, comentó la coordinadora de Parques y agregó que uno de los planes a futuro también es entregar el orquideorama en comodato a una entidad que se encargue de dictar los cursos. De acuerdo con Nora Moreno, la reactivación de este espacio es la cuota inicial para conformar un bosque de orquídeas y otro de plantas alimenticias y aromáticas para que los vecinos se acerquen a aprender. “Como no tenemos colección propia, vamos a comprar, ese es otro de los objetivos de la muestra”, indicó la coordinadora. Y es que en el parque lineal hay alturas variadas para sembrar, la máxima es por la zona de San Rafael y La Mina y la más baja es en la quebrada.

3

La casa de una antigua ceiba que retoña

Un individuo de esta especie emblemática, que habitaba la loma de El Escobero, cayó al suelo en medio de un aguacero. Lo llevaron al parque lineal La Heliodora y allí se dieron cuenta de que un retoño había empezado a salir por un costado del tronco (foto). La envergadura de esta ceiba habla de su antigüedad, por eso están buscando el acompañamiento de un experto que pueda trasplantar el retoño para rendirle homenaje. Entre las especies más queridas de La Heliodora hay un árbol del pan (Artocarpus altilis) del que las vecinas andan pendientes cada que da fruto, para pedir uno y hacer preparaciones en sus casas. También hay una guadua amarilla que se da en Quindío y es escasa en esta zona. “Estamos haciendo un arboretum, con el Área Metropolitana, trayendo las especies endémicas que habían desaparecido de aquí”, señaló Nora Moreno. En el vivero están Vanessa Gallego y Andrés López, que reciben a los niños de los colegios los últimos viernes de cada mes para enseñarles sobre las semillas.

4

Espacios para los eventos de todos

En el parque lineal hay una concha acústica y espacios para talleres que no solo son organizados por entidades oficiales, sino por otros vecinos que quieran ofrecer actividades a la comunidad. Cuentan con pantalla y préstamo de video beam.
El parque lineal tiene 5 estancias: la que linda con El Dorado, cuyo nombre se elegirá mediante un concurso con los niños visitantes; la de José Restrepo Rivera, donde está el orquideorama; la de Gualandayes, cercana a esta urbanización abierta; la del Hoyo y la parte alta de Las Antillas. “aproximadamente el 55 % de los lotes declarados ya se compró y ya está diseñado el camino por donde se van a conectar”, dijo Nora Moreno y agregó que dentro de ellos se proyecta adecuar una zona para mascotas.
Por el momento hay 2 obras pendientes en La Heliodora, una es el hundimiento de un sendero que sirve, por ejemplo, de camino para los estudiantes de La Paz que ahorran media hora de trayecto pasando por allí y el otro son los juegos infantiles cercanos a la unidad Parque de San Carlos.