Las votaciones que descrestaron  

 Autor: Nacho. periódico el mundo. 15 marzo de 2018 – 04:55 PM

Álvaro Uribe para el Senado nacional y Óscar Darío Pérez en la Cámara en Antioquia impusieron récord personales con sus votaciones el pasado domingo.

Medellín, Antioquia

Como ha sido costumbre, en el teatro Porfirio Barba Jacob de las Torres de Bomboná avanzan los escrutinios de la votación en Antioquia para el Senado, la Cámara y las dos consultas interpartidistas.

La jornada de este jueves comenzó con el reconteo de la votación depositada en las urnas de 35 de los 125 municipios antioqueños, en cuales una vez vaya concluyendo los escrutinios municipales, los datos finales son traídos a Medellín por los registradores, para entregarlos al proceso que se adelanta en dicho Teatro bajo la supervisión de delegados del Consejo Nacional Electoral.

Y en los corrillos que forman en ese sitio voceros de los candidatos, que están atentos al desarrollo de ese conteo de las actas, el comentario más generalizado son los descrestantes resultados electorales de algunos candidatos que compitieron el domingo en las elecciones legislativas.

En su orden, son los casos para el Senado del conservador Carlos Andrés Trujillo con sus rutilantes 85.000 votos; para la Cámara del exconservador y hoy uribista Óscar Darío Pérez con sus pomposos 82.000 votos y los 80.000 para el Senado del sorprendente Juan Felipe Lemos Uribe, con raíces familiares uribistas en el Suroeste cafetero antioqueño.

Pero el candidato que está por fuera de concurso es nada menos que el mismísimo expresidente y senador reelegido, para su cuarto periodo no continuo, Álvaro Uribe Vélez, con sus 877.000 en toda Colombia y de ellos 238.000 en Antioquia.

De Uribe Vélez hay que recordar que luego de constituirse en disidencia al guerrista Directorio Liberal de Antioquia y conformar el llamado Sector Democrático, aspiró por primera vez al Senado en la elecciones legislativas de 1986 y salió electo con unos 39.000 sufragios, curul que ratificó en 1990 con más de 71.000 sufragantes que lo apoyaron y lo confirmaron como toda una realidad política en Antioquia y en el país. La historia que siguió ya es ampliamente conocida. Fue electo gobernador de Antioquia y dos veces presidente. Fundó hace cinco años el Centro Democrático, regresó al Senado en calidad de expresidente con lista cerrada y el domingo pasado impuso el récord personal de ser el colombiano que nacionalmente ha sido el más votado en la historia política de Colombia con esos 877.000 votos.

Aunque no es antioqueño merece una gran mención electoral el profesor Antanas Mockus con sus 541.000 apoyos, de los cuales 39.000 fueron antioqueños.

 

Trujillo, Pérez y Lemos 

De los resultados del domingo siguen originando  comentarios y reacciones los obtenidos por tres políticos antioqueños que superaron el umbral de los 80.000 sufragios.

Con sus 87.000 tarjetones a favor debutará después del 20 de julio como senador de Colombia, el conservador itagüíseño Carlos Andrés Trujillo González.

Lea más sobre: Parecía una elección presidencial

Con este logro político este contador público da otro paso en sus exitosa pero corta carrera política, que comenzó en su barrio como miembro de la Junta de Acción Comunal, fue concejal, el diputado de Antioquia más votado en el 2008, luego alcalde de su ciudad y ahora dará el salto nacional con la cuarta votación dentro de su partido, de la cual 71.000 sufragios los pusieron los antioqueños, de los que 23.000 son itagüíseños.

Después del guarismo de Trujillo se ubicó el récord individual o personal de un candidato a la Cámara en toda la historia de las elecciones en esta corporación, con los muy sorprendentes 84.000 sufragios de Óscar Darío Pérez, casi 40 años después de haber comenzado en la brega política y partidista como concejal de Medellín.

Las anteriores votaciones más altas para la Cámara en Antioquia las habían impuesto los guerristas liberales Jaime Henríquez Gallo (1986 y 1990) con más de 150.000 votos y Armando Estrada (1991) con casi 100.000 votos, pero con listas cerradas del Directorio Liberal de Antioquia y no en forma individual.

Pérez Pineda, ya pensionado, es un reconocido congresista en los temas de hacienda y presupuesto público, pero quien en el actual periodo del Congreso ha estado muy relegado a un segundo plano, porque el protagonismo en esos temas en el Centro Democrático, se le robó Iván Duque Márquez, hoy serio aspirante a la Presidencia de Colombia.

Esta votación es un renacer para este curtido político, pues en el 2010 tuvo un inesperado revés electoral para la Cámara al no salir electo cuando militaba en el conservatismo antioqueño.

En el 2014 resucitó otra vez para la Cámara en la lista cerrada de los uribistas y ahora descresta con esos 84.000 votos que nadie esperaba, aunque muy pocos dudaban que sería reelegido, pero no con ese alto guarismo, al que Medellín le puso una altísima votación de casi 50.000 electores.

Y otra votación muy significativa fueron los 82.000 tarjetones del andino Juan Felipe Lemos Uribe, quien pasó de la Cámara al Senado, y lo confirma como toda una figura de la política antioqueña. Otro Uribe que comienza a pisar duro en su camino a ser muy pronto candidato a la Gobernación de Antioquia, el mismo anhelo que también tiene Trujillo para más adelante.

De sus 82.000 votos para el Senado, la quinta votación dentro del Partido de la U, Antioquia, con 46.000, y Caldas, con 24.000, fueron los departamentos que le pusieron en conjunto 70.000 votos, más otros nichos que abrió en diferentes regiones.

 

De 50.000 a 70.000

Luego de las anteriores grandes votaciones, marcha un lote muy significativo de políticos antioqueños, que el domingo también la sacaron del estadio por sus votos en las urnas.

La lista la comanda un senador que va para su segundo periodo, el político conservador del oriente antioqueño Juan Diego Gómez Jiménez, quien creció su anterior votación del 2014 en más de 15.000 tarjetones y pasó de 59.000 a 74.000 votos.

Además: La varita mágica de Uribe 

Y con esa votación se confirma no solamente como uno de los jefes de su partido en esta región, sino que estrenará por todo lo alto la nueva marca de su equipo “Conservadores de vida”, junto a otra de las grandes revelaciones y descreste de la jornada electoral pasada, el abogado Nicolás Albeiro Echeverry.

Detrás de Gómez Jiménez se ubicó el también excelente resultado para el Senado del silencioso búho de la política antioqueña, Germán Darío Hoyos Giraldo.

Mantuvo su curul aumentado la votación del 2014 y la colocó muy alto con más de 72.000 sufragantes.

También con 72.000 votos debutará en el Senado el hoy controvertido representante a la Cámara liberal Julián Bedoya, quien sacó esa votación para el Senado a pesar de los fuertes informes de Caracol y El Colombiano contra él y frente a los cuales no responde.Nos acaba de decir que sigue trabajando y consolidando su equipo de trabajo político, al tiempo que no acepta ninguna de las sindicaciones que se le hacen desde esos dos medios informativos.

Otro liberal que logró su cometido de trastearse de la Cámara al Senado fue el abogado Iván Darío Agudelo, quien en el 2014 llegó a la Cámara con 41.000 votos y ya es senador electo con 67.000 sufragios.

Y tras estos viene un meritorio lote de congresistas electos antioqueños que obtuvieron votaciones en el rango de los 50.000 sufragios.

El primer caso es el de la mujer más votada en Antioquia y que con sus casi 57.000 votos ratificó su presencia en el Senado, pero con su propia votación en lista abierta en el Centro Democrático.

Hablamos de la colega Paola Holguín, quien se constituyó en la senadora más votada en el CD después de Álvaro Uribe.

Y por los lados de los resultados de la Cámara en Antioquia hay tres casos muy significativos, pues implica renovación o figuras frescas en el Congreso por esta región.

El rionegrero Esteban Quintero heredó la curul que tuvo su padre y con sus 56.000 votos se estrenará en la Cámara luego de haber sido diputado.

Otra cara nueva que tendrá el departamento en el legislativo es Julián Peinado, quien con 52.000 votos recupera para Envigado la curul liberal y que habían perdido por equivocaciones que no pueden volver a cometer.

Esta serie la cierra el econgresista Nicolás Albeiro Echeverry Alvarán, quien con sus admirables 52.000 votos ratificó una excelente carrera política, que comenzó muy pequeñito asistiendo a las concentraciones políticas, que siguió como concejal y diputado, y que ahora confirma aún más con su reelección a la Cámara, subiendo su votación en más de 27.000 votos en cuatro años.