Envigado modifica su POT

Envigado modifica su POT

Con los nuevos cambios espera alcanzar un nuevo modelo de desarrollo territorial más sostenible. 18 de febrero.2019.

  La finalidad de la modificación del Plan de Ordenamiento Territorial POT es crecer de manera sostenible, sin detrimento del medio ambiente y de los recursos naturales.

·       Este ajuste al POT está fundamentado en 30 estudios técnicos, realizados en 2011 y 2017.

·       La Administración Municipal espera que el Concejo apruebe la modificación del POT en junio de 2019 y la normatividad tendrá vigencia hasta 2023.

·       Esteban Salazar, Director del Departamento Administrativo de Planeación de Envigado, explica los antecedentes del proceso, su estado actual, el cronograma y los alcances de la modificación del POT a futuro. Te invitamos a leer la entrevista y ver la nota sobre el tema en el siguiente link: clic aquí.

¿En qué consiste la modificación excepcional del POT que está en curso en Envigado?

“La modificación excepcional está sustentada en estudios técnicos, que precisan ajustes puntuales dentro del Plan.

La revisión se puede emprender en cualquier momento y se puede modificar cualquier elemento del mismo, excepto el modelo de ocupación territorial y los objetivos y estrategias de largo plazo. Las modificaciones no son derivadas de lo que la Alcaldía quiera, pues deben estar sustentadas en los estudios técnicos. 

La Administración Municipal procedió a realizar los estudios técnicos necesarios y retomamos otros que se habían hecho a partir del año 2011. Incorporamos un total de 30 en el proceso de revisión del POT, los cuales determinaron en las conclusiones unos aspectos que debemos entrar a modificar. Por ejemplo: temas de amenaza y riesgo, precisar los usos del suelo del municipio, adoptar el Plan de Espacio Público y Equipamiento Colectivo, así como el estudio de la Estructura Ecológica Principal del Municipio, e incorporar el Sistema Local de Áreas Protegidas SILAPE”.

Devolviéndonos un poco en el tiempo, ¿de dónde surge la necesidad de modificar el POT?

“Surgió haciendo visitas a las comunidades, en las que se evidenció la situación, porque las personas estaban inconformes con el modelo de ocupación del municipio, sobre todo con las laderas.

Entonces, básicamente, fue un llamado de la comunidad para que se hiciera una revisión y unos ajustes al POT. Esto quedó incorporado en el Plan de Desarrollo Municipal y desde 2016 empezamos a hacer un diagnóstico interno -en el que participaron nueve dependencias del Municipio- para revisar cuáles eran las problemáticas principales que estaba generando el POT en aspectos ambientales, económicos, de movilidad, urbanísticos, del modelo de ocupación urbana y rural, de espacio público…

Se hizo un diagnóstico inicial de cómo estaba el Plan de Ordenamiento Territorial y, a partir de ahí, se determinaron los estudios que ya se habían realizado y se mandaron a hacer los que faltaban y, con base en lo anterior se hizo la revisión de los aspectos a modificar”.

En este momento, ¿en qué punto vamos en la modificación y qué falta por hacer?

“Ya hicimos los estudios técnicos de soporte, toda la compilación de la información, se elaboró el Expediente Municipal (que es el documento de seguimiento y evaluación del POT); se revisó cuál era el nivel de ejecución del POT -que iba en un 69.36% al 31 de diciembre de 2017-. Además, se hizo el documento de diagnóstico y un análisis de tendencias, cuyo insumo fue la investigación que hicimos con el Centro de Estudios Urbanos y Ambientales Urbam: Diálogos para el Desarrollo Sostenible.

Ya tenemos la memoria justificativa de la modificación del POT, donde se explica en detalle por qué se realiza y cuáles son los asuntos puntuales por los cuales se está modificando. Ya está listo el documento de formulación, que son todas las decisiones soportadas en los estudios técnicos de detalle.

Está listo también el Proyecto de Acuerdo Municipal de la modificación del POT, es decir, cuáles artículos se modifican, se adicionan, se sustituyen, se eliminan y se derogan del POT vigente. Esos documentos ya se formularon y se entregaron a Corantioquia (autoridad ambiental en zona rural), al Área Metropolitana (autoridad ambiental en zona urbana), al Consejo Territorial de Planeación CTP y al Consejo Consultivo de Ordenamiento Territorial CCOT. Es importante destacar que con el CTP realizaremos próximamente talleres con la comunidad, con el fin de socializar y retroalimentar las observaciones que se reciban.

Una vez tengamos el concepto del CTP, del CCOT y el Acta de Concertación con Corantioquia y el Área Metropolitana, se radicará en el Consejo Municipal para su discusión y aprobación, esperamos que este paso se dé en el mes de marzo de 2019”.

¿Qué sucede cuando llega el documento al Concejo Municipal?

“La Comisión del Concejo encargada del POT llevará a cabo las plenarias para revisar y estudiar el documento y, en segundo debate, se daría la aprobación. También el Concejo tendrá espacios de participación ciudadana durante los debates y tiene 90 días para realizar este proceso; si todo sale según el cronograma estipulado, en el segundo semestre de 2019 tendríamos el POT con sus modificaciones”.

Finalmente, ¿qué se espera lograr con la modificación del POT en el tiempo que le queda de vigencia, es decir, hasta el año 2023?

“Primero, modificar el modelo de ocupación del territorio de manera que en la zona urbana se desestimule la ocupación en la ladera. Para eso se están disminuyendo las densidades casi en un 60% en estas zonas, es decir, en las lomas del municipio: Zúñiga, Benedictinos, El Esmeraldal, Cumbres, El Chocho, El Escobero, Las Brujas, El Chinguí y también en La Mina, San José, San Rafael, El Trianón, Alto de Las Flores y la Loma del Barro.

Se busca que se pueda estimular la ocupación en las zonas de renovación urbana, ubicadas entre el río Medellín y la Avenida Las Vegas: en los planes metropolitanos y regionales, se trata de zonas que se tienden a ocupar de manera más intensiva, entonces, se disminuyen las densidades y alturas en las laderas y se aumentan en esas zonas, pero no con aumentos muy significativos, sino que permitan un desarrollo más adecuado de la ciudad.

El segundo punto es proponer un nuevo modelo de desarrollo territorial, enmarcado en el Plan Estratégico Territorial que se formuló en 2013, que tiene una visión al 2030.

Ese modelo de desarrollo territorial tiene modificaciones, por ejemplo, económicas: evaluamos que, si seguimos con las mismas dinámicas de desarrollo, el municipio sería inviable en 20 años porque la demanda de servicios sociales que se iba a generar por la población inactiva económicamente (menores de 18 años y mayores de 65 años) iba a ser mayor a la población económicamente activa. Entonces, al tener esa situación en la pirámide poblacional, íbamos a tener una población dependiente de los servicios de asistencia social por parte del Municipio y el desarrollo económico iba a ser muy poco.

Además, Envigado estaba generando una marcada tendencia: pasamos de tener vocación económica manufacturera, a tener una vocación económica residencial y nos estábamos convirtiendo en una ciudad dormitorio, la gente venía a dormir, pero no a trabajar. Entonces, las actividades económicas del municipio iban a ser muy pocas.

Por esas razones, nos planteamos un cambio en la dinámica económica; hicimos un estudio de vocación económica, para identificar las dinámicas más fuertes y las actividades económicas promisorias, para ser competitivos a nivel metropolitano y regional: ciencia, tecnología e innovación, industria creativa, economía naranja, bioingeniería, clúster de la industria automotriz, servicios de valor agregado e industrias 4.0 con mayor desarrollo tecnológico.

También busca incluir un cambio en el desarrollo ambiental: el Municipio le apostó en este POT a que casi el 60% del territorio sea de suelos de protección o conservación ambiental, que a futuro nos va a garantizar unas condiciones ambientales en temas de suelo, calidad del aire, disponibilidad del recurso hídrico, protección de fauna y flora, lo que nos va a permitir acceder al nicho del turismo ecológico.

En la parte urbanística se adopta todo el Plan de Espacio Público y Equipamiento Colectivo, ya es una prioridad para nosotros poder dotar la ciudad de más zonas verdes y equipamientos colectivos de calidad para el disfrute de la comunidad. Este es un indicador mundial de calidad de vida: el POT establece una meta de 2.49 m2 por habitante al 2023 y hoy estamos en 3.43 m2 por habitante; esperamos llegar a 4.0 m2 por habitante al finalizar 2019. Para el 2023 tenemos una meta de 7.28 m2 de espacio público por habitante y para 2030 la meta es de 15.98 m2 de espacio público por habitante (con la población proyectada para esa fecha), siendo 10 m2 por habitante la cifra recomendada por la Organización Mundial de la Salud y por norma nacional es de 15 m2 por habitante.

En temas de movilidad, se incorpora el metroplús, el sistema de transporte integrado colectivo, con el manejo de las cuencas, ciclorrutas y carriles solo bus. Se busca que se pueda transformar la dinámica de la movilidad, donde prime el transporte público y se pueda desestimular el vehículo particular, garantizando buena cobertura, buenas frecuencias y excelente servicio.

En resumen, nuestro POT será un modelo de desarrollo territorial nuevo en lo económico, en lo ambiental, en lo urbanístico, en la movilidad y en lo social, crecer de manera sostenible sin entrar en detrimento de nuestro entorno”.

Te invitamos a visualizar el video en el que Esteban Salazar, Director del Departamento Administrativo de Planeación de Envigado, explica los antecedentes del proceso (clic aquí):