En Envigado piden no más corrupción

En Envigado piden no más corrupción

fuente: el colombiano.com.co, 30 de sep.2019. Se respira y se habla de política en las cafeterías, locales y en las esquinas. Y si no, solo basta con caminar las calles para saturarse con tanto color, nombres de partidos y rostros sonrientes.

En el ambiente envigadeño se percibe la incertidumbre. El alcalde que fue elegido en 2015, Raúl Cardona, está en prisión domiciliaria y el grito general de los habitantes es: no más corrupción.

La contienda por la Alcaldía tiene cinco candidatos: Ana Carolina Arboleda de la Alianza Verde, Braulio Espinosa del Partido Liberal, José Hilario López del Polo Democrático, Andrés Torres del Partido de la U, y Carlos Manuel Uribe del Centro Democrático.

A Espinosa y a Torres les intentaron revocar sus candidaturas con denuncias ante el Consejo Nacional Electoral, por un contrato de Enviaseo y por presunta doble militancia, respectivamente. Hasta el momento, el tribunal no se ha pronunciado sobre sus casos.

La campaña envigadeña ha estado marcada por el rechazo contra Espinosa por parte de los otros cuatro candidatos. Lo señalan de representar la continuidad de gobierno, mientras que el diputado liberal dice que “no soy un aparecido y llevo 20 años trabajando por la gente de Envigado”.

Preocupan cambios al POT

La modificación del Plan de Ordenamiento Territorial que desea hacer la Alcaldía antes de terminar su periodo, es una temática recurrente en los foros de los candidatos.

La administración defiende la propuesta porque, dice, permite crecer con sostenibilidad cuidando el medio ambiente. Sin embargo, el nuevo modelo de ocupación llevaría a que varias familias tengan que vender sus propiedades, proceso que no solo tiene costos económicos sino sociales.

Los cinco candidatos están de acuerdo en que lo mejor es que el cambio al POT lo haga la siguiente administración. Arboleda dijo que la situación es producto de tener una ciudad mal planificada y que al Concejo le ha faltado conocimiento. López considera que “hay que defender a los moradores tradicionales. La pequeña y la mediana industria será desplazada en los terrenos donde se planifiquen cambios y por eso es que esa revisión al POT debe ser aplazada”.

Torres y Uribe, distanciados después de la disputa por el aval en el uribismo, estuvieron de acuerdo en el foro de la Cámara de Comercio Aburrá Sur y responsabilizaron de los problemas de planeación a las administraciones liberales.

Juan Francisco Toro, de la junta de acción comunal de San Marcos, defendió la iniciativa de la Alcaldía. “Desde que empezó esta administración estamos acosando con los cambios en el POT. Venimos trabajando en ello tres años. Los cambios al POT benefician el desarrollo, la vivienda y protegen los bosques”, dijo.

La aprobación de esta modificación está en manos del Concejo de Envigado.

Piden renovación

El cierre del foro en la Cámara de Comercio, evidenció lo que ha sido una campaña en la que Espinosa se ha intentado desligar como aspirante de la continuidad –aunque tiene el apoyo del grupo político de Héctor Londoño–, y los demás que reiteran una y otra vez que Envigado necesita cambiar la dinastía liberal que gobierna hace cuatro décadas.

“A los envigadeños les digo que hay otra forma de hacer política y de dirigir el municipio. Hay tantas personas por prestación de servicios amarradas (…) Dennos la oportunidad”, pidió López del Polo.

Arboleda, la primera mujer candidata en la historia del municipio, también abogó por el cambio y destacó que su programa de gobierno está alineado con los Objetivos del Milenio de Naciones Unidas.

Torres concluyó que “para que exista la democracia debe haber alternancia. No es posible que solo existan los candidatos del partido que gobierna hace 47 años. Eso es tomar por tontos a los envigadeños”.

Carlos Manuel Uribe, candidato uribista y férreo opositor de la hegemonía liberal, subrayó que “tanto empresarios como ciudadanos y funcionarios, quieren que salvemos a Envigado. Tienen miedo que continúe lo mismo, pero la ciudadanía va a respetar”.

Aunque el candidato invitó a Arboleda, López y a Torres a que se unan con él para derrotar en las urnas al equipo liberal, esto no es viable para los primeros dos por sus distancias ideológicas y con Torres, imposible por las fracturas que quedaron luego de la definición del aval.

Espinosa, por su parte, cansado de los señalamientos, argumentó que “los partidos se renuevan y en Colombia ninguno se salva. Braulio es Braulio, más que un color político. Que seamos el mejor vividero de Colombia es por las inversiones que se han hecho”.

El 27 de octubre los envigadeños le darán un vuelco a su política o, al contrario, mantendrán a quienes llevan cinco décadas en el poder.