Área Metropolitana, apunta por un pacto de sostenibilidad en el Valle de Aburrá

Por Víctor Andrés Álvarez C. | Publicado El Colombiano, el 26 de agosto de 2016

La sexta entrega del informe especial sobre la gestión de los alcaldes metropolitanos: el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez; y el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez. Logró lo que muchas direcciones del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (AMVA) intentaron pero no pudieron: tener a Envigado entre el grupo de municipios que integran ese ente territorial. Eugenio Prieto, líder del AMVA, gestionó el histórico proceso de retorno de esa localidad del sur, y promovió, de la mano con el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, la transformación del transporte público y la uniformidad de normas de ordenamiento territorial en la región. Nacido en Aranjuez y contador público de la Universidad de Medellín, ha tenido una activa participación en la vida pública: fue gobernador de Antioquia, senador y gerente del Idea, entre otros cargos.

¿Cómo encontró al Área Metropolitana?

“Lo que encontré, que lo hemos definido como una especie de macroproblema del territorio, es la débil articulación y concertación de los actores públicos, privados y sociales para avanzar en el desarrollo sostenible y sustentable, en la equidad humana y territorial y en la convivencia y la paz. Desarrollamos toda una estrategia. Sentimos que el Área Metropolitana es una institución que debe ser eje articulador de esos tres pilares de la sociedad: lo público, lo privado y lo social. Partiendo de los 10 municipios y allí encontramos el primer tema: que Envigado fuera parte del Área y articular a los diferentes actores. Comenzamos a reunirnos con todos los alcaldes y funcionarios, con los concejos, a tener relacionamiento transparente”.

¿Qué ha aprendido del territorio en estos nueve meses?

“Cuando se presentan fenómenos prolongados como los de El Niño, con la inversión térmica, baja la nubosidad y nos atrapa entre las montañas, como cuando le ponés un tapón a una chimenea. Entonces, eso hizo que nosotros comprendiéramos que ese fenómeno se va a volver a presentar.

El territorio tiene que comenzar a trabajar con criterios de satisfacción o de sostenibilidad. Eso nos permitió marcar nuestra propia ruta y hemos comprendido temas tan difíciles como la expansión urbana, ese crecimiento acelerado: de 1985 al 2015 pasamos de 90.000 vehículos a un millón 350.000 vehículos y obviamente las consecuencias que ello tiene en el tema de control de las emisiones, de las fuentes fijas, móviles, el tema del recurso hídrico, la gestión del riesgo, de los espacios públicos verdes, el déficit arbóreo de cerca de 700.000 árboles en el Valle de Aburrá, en fin, eso nos lleva a decir que el gran reto de todo el Valle de Aburrá y de Antioquia es un pacto por la sostenibilidad, que se lo hemos venido proponiendo a los actores: el Municipio, los concejos y a la propia Gobernación.

¿Y en qué logró avanzar?

“Logramos avanzar en el proceso de socialización y conversación con los actores privados. Las Cámaras de Comercio, las organizaciones como Prosur, como Pro Aburrá Norte, organizaciones sociales y ambientalistas, colectivos, empresarios de transporte, sectores de la salud, esto es una demostración de la necesidad de que nosotros conversemos con esos actores frente a dónde va el territorio. Estuvimos consolidando lo que es hoy nuestro plan de gestión. Fue aprobado unánimemente y pasa de $830.000 millones en el cuatrienio a $2 billones, que es un reto importante. Podríamos haber llegado a un plan de 1 billón 300 mil millones de pesos con lo que recibimos por sobretasa ambiental y por recursos de participación, pero creemos que tenemos la responsabilidad de hacer un esfuerzo de buscar recursos de cofinanciación y en eso estamos”.

¿Dónde buscará plata?

“Hay otros instrumentos de usos del suelo que nosotros vamos a comenzar a tocar en los municipios, porque lamentablemente peso y contrapeso de los beneficios en el desarrollo urbano se está quedando en manos de los particulares. Pero parte de esos recursos se debe buscar que lleguen a sectores donde tenemos menos posibilidades o que les faltan vías. Vamos a trabajar otros instrumentos como las APP, que son valiosos. Tenemos una mirada del territorio integral”.

¿La idea es abrirse más allá del Valle de Aburrá?

“Más que eso es tener una relación con esos entornos. Por ejemplo, tenemos una con el Oriente antioqueño que no la podemos negar, entonces lo que suceda allá tiene incidencia con el Valle de Aburrá. El gobernador me ha pedido que lo acompañe en algunos temas y se viene dando un debate sobre las provincias. ¿Por qué se da ese debate? porque ahora que salga lo de Cuba (el acuerdo) se va a dar un tema de ordenamiento territorial”.

¿Cuál es el futuro de las áreas metropolitanas?

“El Gobierno Nacional comprende que ya no es capaz de acompañar a los municipios y si les quiere entregar más competencias, hay municipios muy pequeños que no tienen ni siquiera oficinas de planeación, pero hay otros grandes que sí las tienen. Lo que la Ley 1753 del Plan Nacional de Desarrollo en el artículo 180 dice: asóciense y la 1454 que es la Ley de Ordenamiento Territorial, que nos demoramos 20 años en sacarla, dice esquemas asociativos territoriales.

Entonces, hoy es el día o para hacer Áreas Metropolitanas o provincias. El problema es que para hacer Áreas hay que sacar un umbral muy alto, porque hay que hacer un proceso de votación; y en el tema de provincias, estas todavía no están desarrolladas, desde el punto de vista de sus funciones y competencias, pero ahí están, que si se juntan y se unen pueden prestar servicios públicos, reclamar la autoridad de transporte de los territorios, hacer gestión ambiental y tener economías de escala y hacer planificación. El tema es juntémonos todos en unos territorios para tratar de unir esfuerzos”.

¿Qué representa hoy el AMVA en el país?

“Tenemos un presupuesto en el cuatrienio de $2 billones y la más grande en población con diez municipios ya pero además la que tiene la segunda conurbación de Colombia. La primera es Bogotá. Ya nosotros somos la segunda conurbación del país con más de cuatro millones de habitantes, eso es lo que la hace realmente importante. Y la que está ejerciendo mejor el tema de autoridad ambiental y en el tema de otros hechos metropolitanos”.

¿Cómo van los Planes de Ordenamiento Territorial (POT) en municipios?

“Precisamente una de las responsabilidades que nosotros tenemos es equilibrar para que ese POT Metropolitano nos permita tener normas uniformes, porque por ejemplo Barbosa no tiene POT sino PBOT (Plan Básico de Ordenamiento Territorial). Lo que hacemos nosotros es coger esos POT y PBOT y articularlos”.

¿Qué tiene el POT Metropolitano?

“Tiene un tema muy valioso, que es el uso del suelo en lo urbano y lo rural. Simplemente que en lo ambiental se parte lo rural con lo urbano, y en ese orden de ideas tenemos que avanzar con ese plan, con el plan de descontaminación del Valle de Aburrá, todo el tema del plan del cambio climático, que es bastante importante. Además, el de la gestión del recurso hídrico, todo el plan de restauración ecológica del río Aburrá y sus afluentes y el plan de reforestación. Tenemos un déficit arbóreo fuerte, de 700.000 árboles”.

¿Cuándo estaría listo ese POT Metropolitano?

“Estamos construyendo todo el cronograma, pero sí nos estamos preparando bien. Venimos con un grupo muy valioso del Instituto de Estudios Urbanos de Bogotá, trabajando con cada uno de los municipios, con nuestra propia área de planeación que es muy buena. Tenemos un tema importante que es ese enlace que establecimos a principio de año con los municipios. Ahora que hemos aprobado el plan de gestión, nos vamos a ir por cada uno de los municipios a tener reunión con el alcalde y su equipo de gobierno y con los concejos.

Al terminar el día hacemos un acta donde crucemos en una matriz lo del Plan de Desarrollo y cuáles son los acuerdos de gestión y compromiso que van a salir de ahí para que todos tengamos unas responsabilidades, con tal de construir un cronograma”.

¿Hubo contradicción con el alcalde Gutiérrez en la emergencia ambiental?

“Al contrario, normal que durante la crisis se hubiesen enviado mensajes que en algún momento pudiesen haber sido mensajes diferentes, pero lo que hemos valorado enormemente es la capacidad de los 10 municipios de habernos puesto de acuerdo por primera vez en eso, alrededor de un tema de crisis atmosférica y de las responsabilidades que había que asumir. Por primera vez tenemos un pico y placa metropolitano, el alcalde Gutiérrez estaba por fuera, regresa y ve la situación tan crítica, expide medidas que profundizan las decisiones, como las 27 horas si carro, el tema de lo que nos solicita de la gratuidad del transporte masivo en el metro, todo el tema del tránsito de volquetas, las medidas que se tomaron, que posiblemente para unos sectores de la ciudadanía generaron traumatismos, pero también tenemos que valorar lo que sucedió con la ciudadanía metropolitana. Lo asumieron con mucho criterio y con mucha responsabilidad y el propio alcalde de Medellín, los alcaldes del Valle de Aburrá y la junta metropolitana han sido reiterativamente insistentes en la necesidad de mantenernos unidos alrededor de sus propósitos de que entreguemos un protocolo, que lo estamos construyendo, para que cuando se vuelva a presentar esa situación se tome de forma inmediata”.

Algunos dicen que usted sigue en campaña política…

“Yo respeto todas las opiniones. Uno, cuando está en lo público, está expuesto a ese tipo de opiniones, pero por mi hablan los hechos. En donde esté, estoy dedicado a hacer. Trato de articular, de integrar y de concertar. La trayectoria que he tenido en lo público me ha permitido llegar más maduro a este cargo que, a mi manera de ver, me da la posibilidad de desatar un proceso que lo requiere el territorio y espero que ese pasar mío por allí sea positivo… Son muchos temas los que abarca un Área Metropolitana y son muchas las responsabilidades. Temas bastante visibles, Pero no hay otro afán protagónico diferente a hacer un trabajo positivo”.